Pasar al contenido principal

¿Es justa la mala fama de la Guardia Pretoriana? ¿Qué dice la Historia?

Estimada familia de Barinas, en esta oportunidad compartimos contigo un artículo del ámbito de la Historia acerca de uno de los episodios más controversiales de la Roma imperial, se trata de la Guardia Pretoriana, un cuerpo militar que pasó a la Historia con más pena que gloria por su pésima fama, pues en los últimos siglos, los pretorianos han sido considerados mercenarios, militantes sin escrúpulos capaces de cualquier acto innoble en contra de sus adversarios. Y es que en la actualidad, cuando se habla de ‘guardia pretoriana’ se suele hacer referencia a las unidades armadas de élite que protegen a determinados gobernantes, en particular a dictadores impopulares que, por temor a una conspiración, confían su seguridad a tropas que les son absolutamente fieles, ¿pero es justa esta comparación? ¿Qué dice la Historia acerca de los pretorianos?

La Guardia Pretoriana era un cuerpo militar que servía de escolta y protección a los emperadores romanos. Antes de los emperadores, esta escolta era usada por los líderes militares aún desde los días de la familia de los Escipiones, alrededor del año 275 a. C. Los miembros de la Guardia Pretoriana estaban entre las más diestras y célebres fuerzas militares de la Historia Antigua. Los soldados de las cohortes pretorianas recibían doble paga y gozaban de numerosos privilegios. Cada miembro, al abandonar la cohorte, recibía 20.000 sestercios después de 16 años de servicios. El término ‘pretoriano’ tiene su origen en la tienda de campaña del general o ‘praetor’ de un ejército romano, llamada ‘praetorium’.

 

La primera noticia convenientemente documentada que hay es la del año 146 a. C. en que Publio Cornelio Escipión Emiliano marchó hacia Numancia con su impresionante ejército y una cohorte formada por 500 amigos que formaban su escolta personal, puesto que acampaban junto al pretorio, recibieron el nombre de ‘guardia pretoriana’. Como cuerpo militar de élite, la guardia pretoriana fue fundada por Augusto en 27 ó 26 a.C. En principio, se crearon nueve cohortes, aunque su número fluctuó hasta que a finales del siglo I d.C. se estableció en diez. Cada cohorte contaba con unos 480 hombres más un complemento de alrededor de cien jinetes llamados ‘equites pretoriani’. Se cree que en la primera mitad del siglo II d.C. se aumentó a mil el número de efectivos por cohorte. Al mando de la guardia pretoriana había normalmente dos prefectos del pretorio, que debían ser militares experimentados pertenecientes al orden de los caballeros, la clase  adinerada que ocupaba importantes cargos en la administración y el ejército.

Entrar en la guardia pretoriana era sumamente apetecible, no sólo por el honor que suponía custodiar al emperador, sino también por las ventajas económicas que el puesto traía aparejadas. El sueldo de los pretorianos era el más elevado de todas las unidades del ejército romano. A finales del gobierno de Augusto, la cantidad base anual ascendía a 3.000 sestercios, mientras que un legionario cobraba 900. Hay que considerar también los donativos extraordinarios que les otorgaban los emperadores en acontecimientos como el ascenso al poder, campañas victoriosas o celebraciones especiales, y que eran siempre mayores que las que pudieran ofrecerse a las tropas legionarias. En su testamento, Augusto ordenó que se entregaran 1.000 sestercios a cada pretoriano, por sólo 300 a los legionarios, y muchos de sus sucesores les hicieron generosos donativos nada más acceder al poder para asegurarse su fidelidad: Claudio les concedió 15.000 sestercios, y Marco Aurelio y Lucio Vero, ya en el siglo II d.C., 20.000.

 

¿Eran mercenarios?

Los documentos romanos no dan cuenta de que los pretorianos hayan sido realmente mercenarios y asesinos desnaturalizados. Algunas fuentes señalan que su mala fama se debe a errores históricos, puesto que quienes hacían atrocidades en los dominios del imperio eran los legionarios. Sobre todo en Judea –actuales territorios de Cisjordania, al sur de Jerusalén–. Otras fuentes se refieren a los pretorianos como un cuerpo hostil y desalmado, sobre todo después de la crucifixión de Jesús, el carismático líder religioso de los judíos, pues Roma inició una feroz campaña contra los cristianos judíos y/o de romanos convertidos al cristianismo y judaísmo. Aun así, puede que la mala fama de los pretorianos se deba a que formaban parte del Ejército romano, cuyos legionarios eran realmente crueles, en cambio los pretorianos estaban dedicados a salvaguardar la vida del César.

¿Tergiversó la Iglesia la imagen de los pretorianos?   

Después de la Edad Media la imagen histórica de este cuerpo militar de características políticas cambió radicalmente. Luego de las cruzadas y del terrible legado de sangre que dejaron estas campañas auspiciadas por la Iglesia, esta institución trató de ‘tapar’ las atrocidades cometidas por el Ejército cruzado contra los llamados ‘bárbaros’, afincando en la guardia pretoriana imperial la culpabilidad de la persecución y matanza de los cristianos, una campaña que paradójicamente la institución emprendió con las cruzadas. De manera que, si bien es cierto que la guardia pretoriana era un cuerpo militar-político cruel cuando se trataba de la defensa del emperador, no es verdad que fueran mercenarios pagados para asesinar a los cristianos y demás enemigos del imperio. Sin embargo, la Historia contemporánea está llena de alusiones a la guardia pretoriana cuando se habla de los cuerpos armados de muerte de los más nefastos líderes políticos y gobernantes del mundo, por ejemplo, los Camisas Negras del líder fascista Benito Mussolini (1883-1945), la nefasta guardia de seguridad del dictador italiano pasó a la Historia como uno de los cuerpos más asesinos y despiadados del siglo XX. Del mismo modo ocurrió con la División Leibstandarte SS, la cruel y desalmada guardia personal del dictador alemán Adolfo Hitler (1889-1945) o la Guardia Exterior del Generalísimo, la cruel y asesina guardia personal del dictador español Francisco Franco (1892-1975).

Desde luego, este artículo no es para defender o condenar a la guardia pretoriana de la Roma imperial, el objetivo de este texto es conocer detalles de lo que, a todas luces, muestra errores históricos con respecto a quiénes eran realmente estos hombres y si su papel en el Ejército romano era similar al de los legionarios. Las fuentes históricas parecen contradecir -en parte- el descrédito de este cuerpo militar, que no era inocente de toda culpa, claro está. En todo caso, atendiendo a que las comparaciones son odiosas, debido a las presuntas similitudes con las guardias de los dictadores del siglo XX, es mejor documentarse y no ser incautos ante las trampas de la Historia. ¡Saludos!

Nota: Este texto fue realizado en base al artículo “La escolta de los emperadores. La guardia pretoriana”, de National Geographic.    

___________________________

Fuentes informativas

Sitios Web

http://www.nationalgeographic.com.es/articulo/historia/grandes_reportajes/9142/guardia_pretoriana.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Guardia_Pretoriana

http://es.wikipedia.org/wiki/Judea

http://www.ecured.cu/index.php/La_Guardia_Pretoriana

Imágenes

http://silviaollopamplona.blogspot.com/2012/05/guardia-pretoriana-hermandad-de-la.html

http://www.militar.org.ua/militar/sgm/Segunda-guerra-mundial-caballeria-alemana-ss.html

http://www.elmundoenmimaleta.com/europa/roma/

http://www.analisislibre.org/como-reconocer-el-fascismo-de-los-camisa-negra-a-los-camisa-roja/

http://miniaturasjm.com/uniformologia/uniformes-la-guardia-pretoriana/

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

 

 

4 Comentarios

Muy acertado la utilización del termino "errores históricos",que si bien quienes se encargan de estudiar la historia y escribirla a través de los tiempo,los corrigieran de manera consciente,seria mucho el prejuicio y el odio que dentro de la humanidad se hubiera evitado no solo en el pasado también en la actualidad,todo por no estar en algunos casos bien documentado con hechos acontecidos.Es parte de mi opinión y de unos de los muchos puntos positivos que se pueden extraer de este interesante material...¡Felicitaciones!

Muy acertado la utilización del termino "errores históricos",que si bien quienes se encargan de estudiar la historia y escribirla a través de los tiempo,los corrigieran de manera consciente,seria mucho el prejuicio y el odio que dentro de la humanidad se hubiera evitado no solo en el pasado también en la actualidad,todo por no estar en algunos casos bien documentado con hechos acontecidos.Es parte de mi opinión y de unos de los muchos puntos positivos que se pueden extraer de este interesante material...¡Felicitaciones!

Gracias Carlos por tu comentario. Ciertamente, muchos acontecimientos históricos en la actualidad tienen lecturas con repercusiones equivocadas por, precisamente, el mal manejo de las fuentes. Cuando se trata de hechos de los que, por razones temporales, no hay testigos (vivos) sino la palabra escrita, es realmente complicado trazar un mapa conceptual acertado de lo que realmente pasó, eso es porque cada historiador imprime un poco de su percepción de los 'hechos' a los hechos reales, sobre todo cuando se trata de fuentes antiguas. A esto hay que sumarle la desinformación, muchas veces nos hacemos eco de rumores sin tener certeza de lo que realmente pasó y ese es el núcleo de este artículo, llamar la atención acerca de las interpretaciones equivocadas que se pueden hacer de la Historia, el problema no es qué pasó sino cómo se cuenta y sus repercusiones en el mundo actual. Es muy interesante de verdad este tema. Muchas gracias por compartir, saludos.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.