Pasar al contenido principal

Hablan las calles de Barinas: Un paseo por la Historia

Apreciada familia llanera, recibe un cordial saludo, en esta oportunidad compartimos contigo un breve recorrido por la cotidianidad histórica y cultural barinesa, pues más allá del vértigo de la vida moderna, nuestra ciudad está llena de secretos, de murmullos que, muchas veces, no somos capaces de escuchar, ¿te da curiosidad? Sigue leyendo.

En 2001, la escritora Carmen Clemente Travieso publicó el libro Las esquinas de Caracas (El Nacional), el texto se hizo muy popular, se trata de un relato de la historia conocida y también oculta que dio origen a los nombres y apodos de las esquinas caraqueñas, pero familia, no sólo la capital de la república tiene calles, esquinas y rincones históricos, nuestro país está lleno de anécdotas relacionadas con su infraestructura vial, calles, avenidas, esquinas y hasta autopistas, guardan secretos fascinantes, cuyo murmullo se escurre sigiloso entre el andar apresurado de los transeúntes y el tráfico característico de las capitales. Así que la Ciudad Marquesa no se queda atrás, te invitamos a conocer la historia viva de las calles de Barinas, con apoyo en el excelente trabajo de la Fundación Cultural Bahareque y su blog histórico.

  

Las calles cuentan su historia  

Los nombres de próceres dominan la nomenclatura de la ciudad de Barinas. Son escasas las calles dedicadas a santos y algunas a ciudades. Pocas gozan de reconocimiento femenino. Muchas despreciadas por sus innumerables huecos y otras soportan el estridente ruido de una ciudad. Aunque permanecen estáticas, en cada una de ellas se entretejen historias de hombres, mujeres y lugares.

 

Las calles y avenidas de Barinas forman parte del conjunto de elementos que integran la imagen urbana de la ciudad y que perfilan el marco visual de sus habitantes. En ellas los barineses han transitado desde niños y guardan vivencias, recuerdos y emociones. Su importancia radica en que en estas se desarrollan múltiples actividades y manifestaciones culturales de la ciudad como procesiones, fiestas, mercados, reuniones políticas, desfiles, maratones, tertulias, encuentros amorosos, etc., todas estas prácticas han sido determinantes en definir el movimiento cotidiano de la ciudad y le ha proporcionado carácter, por lo tanto, constituyen el patrimonio histórico de la ciudad. Algunas de estas calles nos cuentan su historia:

 

Calle Arismendi

Juan Bautista Arismendi es el nombre dado a la primera calle de la ciudad, que comienza en el borde de la misma y culmina en la zona baja de Barinas. Además, es la calle de Barinas más cercana al río Santo Domingo. Este ilustre personaje nació en La Asunción, Isla de Margarita, el 15 de marzo de 1775. Fue general en jefe del Ejército de Venezuela en la Guerra de Independencia, estuvo casado con la heroína Luisa Cáceres de Arismendi. Se preguntarán por qué la primera calle de Barinas no tiene un nombre de algún personaje local, también nosotros, pero el general Arismendi es digno de éste y cualquier otro reconocimiento.

Calle Pulido

En honor a José Ignacio Pulido Briceño fue designada la segunda calle de la ciudad. Este prócer venezolano nació en la ciudad de Barinas el 15 de febrero de 1832. Se desempeñó como encargado de la Presidencia de la República entre 1870-1871 y 1873. Perteneció a las fuerzas federales a partir de la batalla de Santa Inés y era descendiente del Marques de Pumar.

Calle Bolívar

Caminar por la calle Bolívar con sus antiguas casonas, nos remonta a la antigua calle real que también en un tiempo llevó el nombre de El Comercio. Esta calle se denominó así en honor al padre de la patria, Simón Bolívar. Algunos pobladores creen que el actual nombre de la calle Bolívar fue dado porque en una de sus esquinas existió un inmueble conocido como la Casa de lo Alto, donde pernotó El Libertador en una de sus visitas a la ciudad. En esta arteria se destacaron algunas de sus esquinas como la de El Mortero, correspondiente al cruce de la avenida Medina Jiménez con la calle real o Bolívar, designada así porque allí se reunían en tertulias cordiales personas de diversas edades, las críticas hacia la vida privada de terceros estaba a la orden del día en esa esquina, esquina que con el tiempo llenó de pánico a sus pobladores que evitaban pasar por esta, para no caer en la despiadada actividad de El Mortero.

 

Avenida Garguera

Una de las arterias más emblemáticas y significativas de Barinas es la avenida Estefanía Garguera, nombre dado por el jefe civil del municipio Domingo Antonio Villamediana, en honor a esta heroína de la independencia venezolana, quien después de que fue saqueado y destruido su hogar en Carora, estado Lara, por los soldados de Monteverde, partió al lado de su padre, y tomó la decisión de cortarse su agraciada cabellera rubia, cambiar de nombre y vestuario. Se le apodó con el nombre “El Inglesito”, por su aspecto físico parecido a este tipo de inmigrante, pero se hizo llamar “Víctor Romber”. Combatió como un hombre al frente de un buen grupo de lanceros a favor de la gesta emancipadora. Contrajo nupcias con un general participante de la gesta independentista, aunque se dice que fue excelente madre, nunca se apartó de la vida política y de la lucha, lo demostró en la participación que tuvo en la fuga del general Ezequiel Zamora de la cárcel de Maracay.

 

Avenida Agustín Codazzi

La avenida Agustín Codazzi fue decretada el 6 de julio en 1961 por el Concejo Municipal y debe su nombre al geógrafo italiano de indiscutible mérito que dio a Barinas al par del rendimiento de su obra, el concurso de su extraordinaria personalidad como político y como hombre preocupado por el mejor destino de este pueblo, además fue gobernador de Barinas en el período 1846-1847.

Avenida Marqués de Pumar

El Concejo Municipal de Barinas designó una avenida con el nombre de ‘Marqués del Pumar’, pero cuenta Ruiz Guevara en su libro Los arañazos del tiempo (2005), que jamás existió un personaje en la ciudad con este título, pues el que vivió fue don José Ignacio del Pumar, Marqués de las Riberas de Boconó y Masparro, por la gracia del rey Carlos III y que en el Concejo Municipal confundieron indebidamente su apellido con el título nobiliario que le otorgara la Colonia española, por esta razón, es que la avenida ‘Marqués de Pumar’ es mal llamada de ese modo, pese a estas consideraciones, la avenida aún conserva su nombre original, aunque debiera llamarse ‘Marqués de las Riberas de Boconó y Masparro’, quizá algún día lo corrijan. Bien familia, en esta ocasión hablaron las calles de Barinas, ahora cuando las transites las verás y las sentirás de otra manera. ¡Saludos!

 

_______________________

Fuentes informativas

Sitios Web

http://archivohistoricobarinas.blogspot.com/2010/05/las-calles-y-avenidas-de-barinas-su_15.html

http://patrimoniobarinas.wordpress.com/nuestro-patrimonio/el-palacio-del-marques-de-las-r

http://archivohistoricobarinas.blogspot.com/2010/05/las-calles-y-avenidas-de-barinas-su_15.htmliberas-del-bocono-y-masparro/historia/

Imágenes

http://archivohistoricobarinas.blogspot.com/2010/05/las-calles-y-avenidas-de-barinas-su.html

http://barinasenunlente.blogspot.com/2010/08/alcaldia-del-municipio-barinas.html

http://www.barinas2012.net/2012/03/26/precipitaciones-hicieron-colapsar-los-drenajes-en-vias-de-barinas/

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.