Pasar al contenido principal

Barineses ilustres: Orlando Araujo

Querida familia barinesa, recibe un cordial saludo, en esta oportunidad compartimos contigo una semblanza acerca de uno de los intelectuales más importantes del quehacer contemporáneo de Venezuela, se trata del economista, filósofo, escritor, poeta y profesor universitario barinés, Orlando Araujo. Quizá las generaciones más jóvenes de la Barinas actual hayan oído hablar poco o nada de este recio académico. Para muchos su aporte a la cultura del país está un tanto olvidado, motivo por el que le recordamos, pues es una de las figuras fundamentales del ámbito cultural barinés y de Venezuela.

Breve biografía

La parroquia Calderas (municipio Bolívar) es una hermosa población ubicada en el Piedemonte andino, tierra de hombres trabajadores y dedicados a las labores del campo, acariciada eternamente por la neblina y por el imponente río Azul, quien con su murmullo poderoso acompaña las frías noches de los habitantes. Cuna de famosos jinetes y de hombres recios, en cuyo seno vio la luz Orlando Araujo el 14 de agosto de 1928. Hijo de Sebastián Araujo y Edén Chiangarotti. Cursó la primaria en Calderas, Boconó y Barinitas, mientras que la secundaria la realizó en los liceos Simón Bolívar de San Cristóbal y Andrés Bello de Caracas y, entre 1949 y 1953, estudió y se graduó simultáneamente en las escuelas de Economía y Letras de la Universidad Central de Venezuela.

 

Durante el bienio 1955-1957 hizo un postgrado de Economía en la Universidad de Columbia, en Nueva York. En 1958, se incorporó a la docencia en las facultades de Economía y Humanidades de la Universidad Central de Venezuela y en 1969 asumió la dirección de la Escuela de Letras de dicha institución. Antes de esto había trabajado en el Instituto Venezolano de Petroquímica y durante largos años fue asesor de la Asociación Pro-Venezuela. En la década de 1960, como solía ocurrir con los intelectuales de la época, se interesó en la política y se dejó atraer por los movimientos de izquierda latinoamericanos, lo que le trajo fuertes cuestionamientos por parte del Estado, que lo consideraba un representante fundamental del ámbito académico. No obstante, su excelsa pluma hizo que los gobernantes entendieran sus posturas, así su obra brilló con fuerza en tiempos de democracia como en tiempos de dictadura, a diferencia de otros escritores, Araujo no sufrió persecuciones, más si reprimendas que no llegaron a ser graves. Araujo dirigió la revista Mes Económico durante los años 1960-1964. En 1966 la Universidad del Zulia premió su ensayo La palabra estéril y en 1968 obtuvo el primer premio del concurso de cuentos de El Nacional con “Un muerto que no era el suyo”. También se hizo merecedor del ensayo del mismo diario por Antonio Arráiz, elaborado en colaboración con Oscar Zambrano Urdaneta. En 1972 ganó el Premio Municipal de Prosa por Narrativa venezolana contemporánea.

 

En 1975 ganó el Premio Nacional de Literatura por Contrapunteo de la vida y de la muerte: ensayo sobre la poesía de Alberto Arvelo Torrealba (1974). Araujo estaba preocupado por el auge de las dictaduras en América Latina, pese a que muchos no lo reconocen, al poeta le preocupaban las dictaduras de extrema derecha como de extrema izquierda, entendiendo que todos los extremos son malos y no aportan nada a las naciones. Esta angustia ideológica lo acompañó hasta el día de su muerte, ocurrida en Caracas el 15 de septiembre de 1987, a la edad de 59 años.  

 

 

Obra

-Lengua y creación en la obra de Rómulo Gallegos (Ensayo, 1955)

-La palabra estéril (Ensayo, 1966)

-“Un muerto que no era el suyo” (Cuento premiado por El Nacional, 1968)

-Cartas a Sebastián para que no me olvide (Poesía en prosa, 1988 [póstumo])

-Narrativa venezolana contemporánea (Análisis y crítica literaria, 1972)

- Contrapunteo de la vida y de la muerte: ensayo sobre la poesía de Alberto Arvelo Torrealba (Ensayo, 1974, Premio Nacional de Literatura)

- Crónicas de caña y muerte (Crónicas, 1982)

- Los viajes de Miguel Vicente Pata Caliente (Cuentos infantiles, 1977)

- Glosas del Piedemonte (Poesía, 1980)

- Elia en azul (Poesía, 1988)

 

Este notable caldereño es uno de los valores más importantes y trascendentes de la literatura venezolana. Creó una prosa magistral y única, fue un hombre desgarrado por lo que sucedía en el país y preocupado por el rescate de nuevos valores dentro de la literatura. Su libro Narrativa venezolana contemporánea forma parte de los programas de estudios de tercer y cuarto nivel de las carreras humanísticas en Venezuela, Orlando Araujo supo llevar el nombre de su natal Barinas a lo más alto de las letras de Venezuela. ¡Saludos!

____________________________

Fuentes informativas

Sitios Web

http://es.wikipedia.org/wiki/Orlando_Araujo

http://www.venezuelatuya.com/biografias/orlando_araujo.htm

http://literaturabarinesa.blogspot.com/2009/09/orlando-araujo.html

http://www.lecturalia.com/autor/14548/orlando-araujo

Imágenes

http://ficcionbreve.org/en-busca-del-reino-perdido-por-orlando-araujo/

http://patrimoniobarinas.wordpress.com/2010/08/24/orlando-in-taberna/

http://calderas.wordpress.com/

http://www.fotopaises.com/foto/Venezuela/Barinas/182419.html

http://undiasea.blogspot.com/2011/01/2011-en-busca-de-la-narrativa.html

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.