Pasar al contenido principal

De los albores de la civilización rescatamos al más grande imperio de la Historia: El Antiguo Egipto

Querida familia barinesa, recibe un cordial saludo, en esta oportunidad compartimos contigo una semblanza acerca de una de las civilizaciones más luminosas de la historia de la humanidad, el primero de los imperios, la tierra de los faraones: El antiguo Egipto.

Desde luego, hablar de Egipto Antiguo no es tarea fácil, su milenaria historia no puede recogerse en unas cuantas líneas, pero podemos asomarnos a los primeros vestigios de la alta cultura y civilización, pues la escritura sofisticada, la astronomía, el comercio, la primera moneda y la legislación, dieron sus primeros pasos en el país del Nilo. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que cuando nos referimos a Egipto, nos referimos a tres grandes periodos históricos, el tercero es el Egipto moderno de la actualidad, pero a este le antecedieron el Imperio Egipcio como tal y el Imperio Antiguo de Egipto, a simple vista, la terminología parece abarcar más o menos el mismo periodo, pero no es así.

El “Imperio Egipcio” es una denominación tradicional de la entidad política regida por los faraones entre los años 3050 y 31 a. C. Según Manetón, historiador egipcio del siglo III a. C, Egipto fue gobernado por varias dinastías de faraones, generalmente sucesivas en el tiempo, que reinaron a lo largo de tres milenios en el territorio del valle del Nilo, situado entre el mar Mediterráneo (delta del Nilo) y la “primera catarata” (Asuán), dominando o ejerciendo gran influencia en las regiones circundantes, tales como los territorios del Sinaí, Canaán y Siria al nordeste, los oasis de Libia al oeste, y Kush (Nubia) al sur.

En cambio, el “Imperio Antiguo de Egipto”, también llamado Reino Antiguo, es el período de la historia del Antiguo Egipto comprendido entre c. 2700 y 2200 a. C. Lo integran las dinastías III, IV, V y VI. El Imperio Antiguo forjó y consolidó el sistema político, cultural y religioso surgido durante el periodo protodinástico, con la aparición de una monarquía cuyos rasgos más notables son la divinización absoluta del faraón (los egipcios creían que el faraón aseguraba las inundaciones anuales del Nilo que eran necesarias para sus cosechas) y un poder político fuertemente centralizado. Esta época surge marcada por la influencia del faraón Dyeser (Zoser), quien trasladó la capital a Menfis y extendió el Imperio egipcio desde Nubia al Sinaí. Aunque más importante que Dyeser fue su visir Imhotep, el arquitecto diseñador de la pirámide escalonada de Saqqara, sumo sacerdote de Ptah, divinizado en la época ptolemaica. También las grandes pirámides de Guiza, atribuidas a los faraones Keops, Kefrén y Micerino se datan en este periodo.

 

 

La sociedad egipcia

La necesidad de realizar grandes trabajos hidráulicos que regulasen las crecidas del Nilo, así como construir los monumentos y palacios de los faraones que demostrasen su poder a sus atemorizados vecinos, obligó a crear una estructura organizativa cada vez más compleja que fue el germen del Estado centralizado egipcio, por ello en el Egipto Antiguo la mano de obra era esclavizada, la mayoría de esta mano de obra provenía de las tribus hebreas.  

El centro urbano del antiguo imperio llegó a ser el de mayor esplendor en su época, ninguna nación, de las conocidas, tuvo el esplendor, la riqueza y el poder de Egipto, su vida urbana, casi metropolitana -para usar una acepción moderna- era sofistica, los egipcios gozaban del arte, la cultura, la escritura y de todos los lujos que la riqueza puede comprar, tenían educación y eran avanzados en matemática, aritmética, geometría, ingeniería, arquitectura, economía y astronomía. Eran expertos en la fabricación de finas y costosas telas, así como de papiros que eran exportados en toda el área del Mediterráneo, realizaron las primeras esencias aromáticas y tintas. La sociedad estaba jerarquizada en tres niveles:

  • Faraón: Depositario del derecho divino, se le atribuían todos los poderes por mediación de Horus.
  • Altos funcionarios: Políticos nobles, sumos sacerdotes y escribas.
  • Pueblo: Campesinos, artesanos, esclavos, entre otros.

 

El faraón

El faraón era considerado oficialmente como un dios, heredero de los dioses que reinaron sobre la Tierra, custodio de la justicia y el orden universal “Maat”. Era el único que podía tener varias esposas legítimas y otras secundarias (concubinas), madres de los futuros reyes, visires generalmente, sumos sacerdotes en los templos de Ra, Tot y Min, con derecho a ser enterrados junto al faraón, en pirámides menores o mastabas propias. Aunque la idea de un faraón opulento que sometía al pueblo se encuentra muy extendida, no es del todo exacta. Los faraones donaban una serie de derechos, estaba extendida la propiedad privada, existía la posibilidad de ascenso social y hasta que los cargos se hiciesen hereditarios. El faraón era propietario de hombres y tierras, teológicamente, pero en realidad la propiedad privada era un derecho con garantías jurídicas y legales, garantizada por el Estado si estaba registrada, existiendo censos bianuales de bienes muebles e inmuebles de la población.

 

  

Los faraones más importantes del antiguo imperio

- Menes (I Dinastía)

- Dyeser, de la III Dinastía, el segundo al mando era el sumo sacerdote Imhotep

- Seneferu (IV Dinastía)

- Keops (IV Dinastía)

- Kefrén (IV Dinastía)

-Tutankamón (Dinastía XVIII)

- Micerino (IV Dinastía)

- Shepseskaf y Dyedefptah (IV Dinastía)

Dinastía Helenística

-Periodo ptoloméico: Ptolomeo I hasta Ptolomeo XII, padre de Cleopatra VII

-Cleopatra VII, última reina de Egipto

 

 

Respecto a la Dinastía Helenística del Antiguo Egipto, los historiadores concuerdan en que el orden dinástico original terminó con la IV Dinastía, pues después de la decadencia del imperio debido, entre otros factores, a la invasión de Alejandro Magno, el faraón fue impuesto por el rey de Macedonia, ya no era un egipcio, sino un griego, por ello aún hoy es motivo de discusión llamar a Cleopatra “última faraona de Egipto”, por no ser 100% egipcia, ciertamente era la reina, pero su forma de gobernar distaba mucho de la de los faraones que la antecedieron. Con Cleopatra y su alianza conflictiva con los romanos imperiales, murió el más grande imperio que conoció la humanidad, hoy reducido a una nación débil, con problemas políticos, económicos y de superpoblación, de la que sólo quedan las pirámides en el desierto que recuerdan la Edad de Oro del otrora “imperio de los faraones”. ¡Saludos!

En el siguiente documental de National Geographic puedes disfrutar de un recuento histórico acerca del nacimiento del Egipto Antiguo

 

___________________________

Fuentes informativas

Sitios Web

https://es.wikipedia.org/wiki/Imperio_Antiguo_de_Egipto

http://es.wikipedia.org/wiki/Imperio_egipcio

https://es.wikipedia.org/wiki/Egipto

http://www.nationalgeographic.com.es/etiqueta/862/egipto.html

Imágenes

http://www.gattours.com/es/home

http://www.blogodisea.com/2011/narrativa-historica-en-egipto-mesopotamia-e-israel/historia/

http://www.cruceroclick.com/excursiones.php?id=816

http://www.rtve.es/alacarta/videos/uned/uned-literatura-sapiencial-egipto-22-07-11/1158881/

http://www.garuyo.com/arte-y-cultura/el-fin-del-antiguo-egipto-fascinante-historia

http://www.absolutegipto.com/danza-egipcia/

http://www.cromosomax.com/11426-la-peluca-de-elizabeth-taylor-en-cleopatra-a-subasta

Video

http://www.youtube.com/watch?v=l3XlMzoiCP4

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

 

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.