Pasar al contenido principal

A 91 años del descubrimiento de Tutankamón el misterio continúa

Querida familia barinesa, recibe un cordial saludo y que tengas feliz semana, en esta oportunidad compartimos contigo un artículo del ámbito de la historia que recuerda el esplendor del imperio más grande de todos los tiempos, el Antiguo Egipto, pues este 4 de noviembre se cumplen 91 años del descubrimiento de la tumba del hasta entonces mítico faraón Tutakamón, desde entonces el más legendario y emblemático de los faraones.

La figura de Tutankamón, el niño faraón, sigue siendo fascinante desde el punto de vista de la historia, la egiptología y la antropología, pues cómo un jovencito de 19 años ha resultado tan determinante para comprender a la civilización más avanzada de la antigüedad es una de las grandes paradojas de la historia. De hecho, la ciencia se ha empeñado en redescubrir a Egipto a través de la figura de Tutankamón, desmitificando el hálito de misterio que lo rodea, su famosa “maldición” y las causas de su prematura muerte, acompáñanos a conocer más acerca de Tutankamón.

El descubrimiento y el estigma de la maldición

Según la creencia egipcia, la violación de un féretro interrumpía el último viaje del difunto. Así que en muchas tumbas pueden leerse amenazas del tipo: “Voy a asirle por la nuca como si fuera una oca” o “exterminaré a los que sobrevivan y velaré para que sus mujeres languidezcan”. No es extraño pues que cuando el egiptólogo Howard Carter (1874-1939) y su mecenas, Lord Carnarvon (1866-1923), destaparon la tumba de Tutankamón, en el invierno de 1922, concretamente el 4 de noviembre, circulara un bulo basado en una supuesta inscripción hallada en el sepulcro: “La muerte caerá con alas ligeras sobre el que se atreva a violar esta tumba”. No hay evidencias de que tal escrito existiera, pero una serie de circunstancias fortuitas que siguieron al hallazgo alimentaron la psicosis colectiva: Lord Camarvon falleció a los pocos meses por unas extrañas fiebres, hoy se cree que se trató de malaria, justo en el momento en que se producía un apagón en El Cairo; otras personas que tuvieron relación con las excavaciones perdieron la vida de forma extraña aquella década.

 

No obstante, el artífice de los descubrimientos, Howard Carter, vivió hasta los 67 años. El bisnieto de Lord Camarvon visitó hace unos años la tumba como desafío a cualquier superstición y aún permanece vivo y, desde luego, siguen sin aparecer evidencias de que en la tumba del célebre faraón existiera la famosa amenaza de la maldición, de hecho, ésta forma parte de la cultura popular pero ha sido desmentida por la comunidad científica que, por supuesto, no cree en maldiciones.

 

  

El misterio de la muerte de Tutankamón

Aunque la tumba del niño faraón fue descubierta intacta, al interior del sarcófago el cuerpo estaba quemado, los científicos creen que se debió a combustión natural, pero este hecho impidió un estudio forense completo que pudiera certificar o desmentir las fuentes históricas acerca de la prematura muerte del famoso faraón, lo que dio paso a una serie de especulaciones que todavía no se resuelven. De acuerdo a la información recibida por científicos que estudiaron el caso, Tutankamón fue embalsamado y enterrado rápidamente. Sin embargo, los investigadores afirman que una reacción química provocada por los aceites del embalsamamiento puede haber sido la causante del incendio. Un fragmento de carne del niño faraón fue analizado por los investigadores quienes confirmaron que su cuerpo fue quemado mientras estuvo sellado el ataúd.    

El egiptólogo doctor Chris Naunton examinó las notas originales de Carter y también llevó a cabo una autopsia virtual del cuerpo utilizando rayos X y tecnología de TC, en donde se encontró que presuntamente Tutankamón murió en un accidente de carro en la batalla. La investigación revela que los restos del llamado “faraón niño” presentan heridas similares a las que podría producir una colisión con un carruaje. Pero otros estudios señalan que el faraón sobrevivió a este accidente y que la verdadera causa de muerte fue la malaria. Un estudio del ADN de Tutankamón y de otras 16 momias egipcias, ha desvelado un antiguo enigma: el joven faraón egipcio murió de malaria combinada con una enfermedad ósea.

La investigación, que se recoge en la revista científica Jama, ha sido realizada por un equipo de investigadores del Consejo Supremo de Antigüedades de El Cairo liderado por Zahi Hawass, que sometieron a pruebas radiológicas y de ADN a las momias. Las pruebas practicadas a la momia del joven rey detectaron una acumulación de malformaciones propias de su familia y se le diagnosticaron varias patologías, entre ellas la enfermedad de Koller II, que produce trastornos óseos. El joven, dicen los investigadores, tenía un pie deformado y probablemente caminaba con ayuda de un bastón. Además, siguiendo las pistas genéticas, los científicos han identificado al parásito de la malaria como el responsable de su muerte. Los análisis de ADN desvelaron la presencia de tres genes vinculados al parásito Plasmodium falciparum, que provocó el paludismo en cuatro de las momias investigadas, entre ellas la del famoso faraón. La reconstrucción de los científicos de lo que pasó se basa en la precaria salud de Tutankamón, para los investigadores el faraón era un joven enfermo y atormentado, cuya salud se deterioró aún más con el accidente del carro, pero definitivamente, dicen, este incidente no lo mató.

 

¿Por qué Tutankamón es tan importante en la cultura popular mundial?

Según fuentes históricas, Tutankamón no fue un faraón notable ni conocido en épocas antiguas, el tamaño relativamente pequeño de su tumba (KV62) fue la razón de que no fuera descubierta hasta el siglo XX. No obstante, su descubrimiento y los tesoros encontrados en ella tuvieron cobertura mundial en la prensa y renovaron el interés del público por el Antiguo Egipto, convirtiéndose la máscara funeraria del faraón en la imagen más popular. El hallazgo de su tumba, casi intacta, supuso una aportación fundamental para la comprensión de la historia y cultura egipcia. Posibilitó sacar a la luz una cantidad apreciable de joyas, muebles, armas y variados utensilios, aportando una información fundamental que permitió ampliar el conocimiento de la civilización egipcia.

Otra de las razones de la importancia de Tutankamón tiene que ver con su linaje, pues este joven fue el último faraón de sangre íntegramente real, el último faraón de la Dinastía XVIII. Pues el esplendor de Egipto se vio contaminado con la llegada de Alejandro de Macedonia (Alejandro Magno) que instauró la Dinastía Ptolemaica, que no era de sangre real, pues fue el híbrido de los macedonios con los egipcios, cuyo último gobernante fue Cleopatra, última faraona de Egipto.

 

Breve biografía de Tutankamón

Neb-jeperu-Ra Tut-anj-Amón, popularmente conocido como Tutankamón, fue un faraón perteneciente a la dinastía XVIII de Egipto, que reinó de 1336/5 a 1327/5 A. C. Su nombre original, Tut-anj-Atón, significa “imagen viva de Atón”, mientras que Tut-anj-Amón significa “imagen viva de Amón”. Es posible que Tutankamón sea el rey Nibhurrereya de las cartas de Amarna, y probablemente el monarca denominado Ratotis, Ratos o Atoris, que reinó nueve años, según los posteriores epítomes de la obra de Manetón. Durante su corto reinado estuvo en manos de Ay y Horemheb, que se repartieron el poder: Ay administró Egipto y Horemheb manejó el ejército.

 

Su reinado se caracterizó por un retorno a la normalidad en el plano socio-religioso después del interludio protagonizado por el monoteísmo de Akenatón. Dicho retorno fue paulatino, restaurando el culto en los templos abandonados de dioses como Amón, Osiris o Ptah, colocando en funciones a la casta sacerdotal y permitiendo la celebración de los ritos pertinentes. En el plano artístico, los cánones inaugurados bajo la égida de Amarna seguirían fluyendo hasta fundirse con los patrones tradicionales del arte egipcio. En las imágenes oficiales, la imagen del joven rey sería enfatizada. A pesar de ser muy joven, Tutankamón dirigía personalmente su ejército en batalla, también participaba en los ejercicios, donde sufrió el accidente por el que se pensó por décadas que había muerto. Tutankamón, último faraón de sangre real del Antiguo Egipto, murió a la edad de 19 años pero su muerte instauró para siempre su leyenda. ¡Saludos!

___________________________

Fuentes informativas

Sitios Web

http://www.elperiodiquito.com/article/122782/Tutankamon-pudo-morir-atropellado-por-un-carruaje

http://es.wikipedia.org/wiki/Tutankam%C3%B3n

http://www.muyinteresante.es/historia/preguntas-respuestas/icuando-se-iniciolamaldicion-de-tutankhamon

http://informe21.com/ciencia-y-tecnologia/combustion-espontanealamomiadetutankamon-estallo-en-llamas-dentro-del-sarco

Imágenes

http://www.muyinteresante.es/historia/articulo/tutankamon-murio-de-malaria

http://www.elperiodiquito.com/article/122782/Tutankamon-pudo-morir-atropellado-por-un-carruaje

http://informe21.com/ciencia-y-tecnologia/combustion-espontanea-la-momia-de-tutankamon-estallo-en-llamas-dentro-del-sarco

http://es.wikipedia.org/wiki/Tutankam%C3%B3n

http://www.egiptologia.com/noticias/1-ultimas-noticias-sobre-egipto/3129-tutankamon-desvela-sus-secretos.html

http://www.pandora-magazine.com/cienciaytecnologia/90o-aniversario-del-descubrimiento-de-la-tumba-de-tutankamon/

http://es.wikipedia.org/wiki/Tutankam%C3%B3n

http://www.rtve.es/alacarta/videos/para-todos-la-2/para-todos-2-debate-valle-reyes-egipto/1536483/

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.