Buscador:

Bienvenid@

Galería



Publicidad

Inicio Infopedia > Municipio Barinas > Historia

Historia de la parroquia Barinas, municipio Barinas

La ciudad de Barinas, su capital, fue fundada el 11 de julio de 1.759, mediante un decreto que expidiera el Virrey de Santa Fe, de Bogotá, donde el Municipio Barinas se ubica a orillas del Río Santo Domingo, situada en la región de transición del piedemonte andino con los llanos.




Información del(a) autor(a):

Barinas.net.ve

Publicaciones: 164
Más información aquí

Lecturas: 17399   |   Categoría: [ HISTORIA ]   |   Comentario(s): ( 0 )
Escrito por administrador el 2007-05-21 18:07:13

Comentarios

* No nos hacemos responsables de los comentarios publicados, los autores son dueños de sus palabras

** Este medio es para que usted aporte sus comentarios, opiniones, sugerencias y/o ayude a complementar la información expuesta.

Por Invitado: Kaká (28-06-2010 14:44) | + / -

Hola, podrian si juegas Habbo.es podrias entrar y registrarte en Habbolatinos.com es la mejor pagina de radio estoi yo allí Habbolatinos.com misicas d etodo tio Habbolatinos.com en Habbo.es estra a la sala de nepelo habbolatinos.com

Por Invitado: Dimas Camacho (28-04-2010 09:13) | + / -

Buenos dias: Me gustaria saber infomacion al respecto al Hospiatl 2Luis Razetti", SU HISTORIA, gracias.

Por calatrava (20-02-2010 13:56) | + / -

Estimado Chelino: Recibe nuestro saludo entusiasta en la seguridad de tu bienestar y disfrute familiar. Gracias por tus aportes valiosos y necesarios a este espacio de la familia virtual de Barinas. No los pasamos por alto y estamos atentos a fortalecer esta Infopedia que tanta falta nos hace para consentir y conocer esta región fascinante de Barinas. Este proyecto está en fase de "recepción" por parte de los entusiastas que como tu, contribuyen al enriquecimiento del acervo cultural barinés. En pronto momento continuaremos con el siguiente paso informativo del cual estamos seguros serás parte importante. Un ciber abrazo y nuestra gratitud para ti.

    Por Invitado: GONZALO MONTAÑEZ (12-05-2010 19:16) | + / -

    epa loco tu eres graduado en que ?? estas metido en todo pero solo improvisas,en la unellez metiste mucho la pata y no te molestes solo respondeme!!!

Por Invitado: chelino (20-02-2010 13:20) | + / -

Barinas La ciudad de Barinas, su capital, fue fundada el 11 de julio de 1.759, mediante un decreto que expidiera el Virrey de Santa Fe, de Bogotá, donde el Municipio Barinas se ubica a orillas del Río Santo Domingo, situada en la región de transición del piedemonte andino con los llanos. Expediciones realizadas, rumbo a la fundación de Barinas: Expediciones procedentes de Coro, de Jorge Spira y Nicolás de Federman, para el año de 1534 siguen hacia el piedemonte andino y cruzaron el actual territorio de Barinas. En 1542 la expedición de Felipe de Hutten, también procedente de Coro y visita Barinas, pero son rechazados por los indígenas omaguas y donde Felipe de Hutten resulta herido. Para el año 1547 se lleva acabo la expedición de Alonso Pérez de Tolosa desde el Tocuyo, sin resultados en cuanto a fundaciones. Fundación de la nueva Ciudad: La historia de Barinas nos remite al año de 1576, donde el Capitán Juan Andrés Varela, uno de los expedicionarios de más larga trayectoria en la conquista de América, se traslado desde la Ciudad de Mérida de la cual era residente, hasta las proximidades del llano, a fundar una ciudad comisionado por el Gobernador e Intendente del Espíritu Santo de La Grita, Capitán Francisco Cáceres. La facultad de fundar ciudades en esta parte de la posesión española había sido otorgada por el Rey Don Felipe Segundo, por la Real Cédula del 2 de enero de 1575. Varela eligió un sitio alto y abrigado de la parte montañosa, pero muy próximo al llano y con todo el ceremonial prescrito por la Leyes de Indias que se realizaba en tales actos, el 30 de junio de 1577 fundó en una meseta situada, más o menos a 80 Km. al este de Mérida, una ciudad que denominó Altamira de Cáceres. La llamó Altamira por su ubicación en un sitio elevado y con una estratégica vista sobre la montaña y el llano, y Cáceres, como un tributo al Gobernador de La Grita, por la diferencia que tuvo para con él al confiarle el honroso cometido de escogerlo para que fuera fundador de una ciudad. El acta respectiva conserva las frases jactanciosas que en tales circunstancias se decían y refiere los ademanes y las palabras del fundador: "Jinete sobre inquieto corcel y espada desafiante y desnuda en la mano". Con esas fórmulas y ademanes simbólicos, nace la Ciudad de Altamira de Cáceres. Nace en una meseta o terraza de la región llamada Barinas por los naturales, y bautizada con el nombre de Altamira por sus descubridores. El fundador Varela, quien además ostentaba el titulo de Teniente, de Gobernador y el de Alcalde Mayor de la Ciudad de Cáceres, procedió a otorgar solares y encomiendas a los nuevos vecinos. Repartió los indios de aquellos parajes a los soldados de su expedición: Sebastián Hernández, Pedro Rodríguez Viso, Alonso de Velasco, Francisco Hernández, Juan Camacho, Julián Roldán, Francisco de Villapando y otros. Se podía ingresar a la meseta viniendo desde el llano, por un camino que subía por el Suroeste y ascendía hasta la misma entre los árboles del bosque y, descendiendo por el Noroeste, por la trocha que bajaba desde la serranía de Mérida y seguía luego hacia Trujillo. Su posición estratégica y el hecho de gozar el paraje de la vista de un panorama de montaña bastante extenso, y de una ventana hacia el llano, ofrecían al sitio innegables ventajas a la hora de observar las huestes guerreras y defender el territorio de las incursiones de los belicosos indios nativos. Perteneció a la Provincia del Espíritu Santo de La Grita. En 1622 se transformó en Provincia de Mérida y La Grita. La permanencia en un sitio abrigado pero reducido, fue creando con el tiempo múltiples dificultades, a medida que se agotaban las pocas tierras de una meseta estrecha que no ofrecía suficientes espacios para viviendas y campos de cultivo. Traslados de la ciudad de Barinas: En 1628, los vecinos de Altamira de Cáceres ya no aguantaron la clase de vida que llevaban en la ciudad y cansados de las estrecheces a las que tenían que someterse, buscaron un sitio de mayor extensión que les permitiera disponer de suficientes tierras y vivir con mayor comodidad; con autorización recibida del Gobernador Juan Pacheco Maldonado, dieron los primeros pasos para poblar en la meseta de Moromoy, actual Barinitas, a poca distancia de la anterior, es llamada la Nueva Trujillo de Barinas. Esta es la primera vez que el nombre de Barinas se aplica oficialmente a una ciudad y de ella partirán quienes realizaran la conquista de los llanos. Por años fue la ciudad más importante de la región porque en ella se libraron grandes batallas. Datos importantes para el momento: Antonio Vásquez de Espinisa, en su Compendio y descripción de las Indias Occidentales, menciona el "tabaco de Varinas" como "el mejor que se trae de las Indias". En 1645 el gobernador del Espíritu Santo de La Grita y Mérida, de visita en Barinas, recibe a los caciques indígenas de los llanos de Apure y Sarare, quienes se someten a su autoridad, informándole de la existencia de naciones de indios paganos y de numerosos ganados vacunos cimarrones. En 1648 la expedición que dirigía el capitán Miguel de Ochagavía, nacido en Altamira de Cáceres, acompañado por el cronista Fray Jacinto de Carvajal, descubrirá la importante vía de navegación del Apure hasta su confluencia con el caudaloso Orinoco. Fuertes temblores en 1674 destruyeron la ciudad de Barinas. A partir de 1676 se denominó Provincia de Mérida del Espíritu Santo de Maracaibo. Segundo y último traslado de la ciudad Barinas: Luego de un tiempo, la Mesa de Moromoy no fue tampoco del agrado de los nuevos pobladores; a las dificultades anteriores se agregaron otras nacidas de las necesidades de expansión hacia una llanura que ofrecía tierras y buenos pastos. El 11 de julio de 1759 el Virrey de Nueva Granada aprueba el traslado de Barinas desde la mesa de Moromoy hasta su ubicación actual.

Por Invitado: chelino (20-02-2010 13:18) | + / -

Geografía física DE BARINAS Su superficie es de 35.200 km2. El relieve es predominantemente plano, aunque presenta una zona de transición en su extremo occidental que se define a partir de las estribaciones de la cordillera de Mérida, ya que ésta atraviesa el extremo occidental del estado de noroeste a sureste, con sus piedemontes que entran en contacto con el alto llano hasta la ribera norte del río Apure. Al norte del estado se encuentra la sierra de Santo Domingo, con 4.700 m de altitud. La zona de transición ocupa una franja estrecha paralela al cordón montañoso. Los altos Llanos centrales se extienden a su vez en el mismo sentido que la zona anterior y comprende la mayor parte de la cuenca Barinas-Apure. La cadena secundaria andina presenta la particularidad de los pisos térmicos o climáticos, que ascienden desde los más cálidos, pasando por los templados y fríos, hasta llegar al "Páramo" cuando se superan los 3.800 metros. A su vez, la llanura aluvial estuvo ocupada por el mar, que al retirarse en el periodo terciario debido a la elevación de los Andes, dejó un subsuelo rico en sedimentos marinos. Posteriormente se acumuló material de origen fluvial y eólico. El clima está determinado por la latitud y el relieve. Los altos Llanos occidentales poseen un clima tropical de sabana, con temperaturas de 27 ºC de promedio y con marcadas amplitudes diarias. Las temperaturas más altas se registran en los Llanos centrales. Posee una estación seca de noviembre a marzo; las lluvias se presentan de abril a octubre y, en general, varían con la altitud, desde los 600 mm que se recogen en los extremos septentrionales hasta los 1.500 mm en las estribaciones andinas.

Por Invitado: chelino (20-02-2010 13:17) | + / -

HISTORIA BARINAS FUNDACION La ciudad de Barinas, su capital, fue fundada el 11 de julio de 1.759, mediante un decreto que expidiera el Virrey de Santa Fe, de Bogotá, donde el Municipio Barinas se ubica a orillas del Río Santo Domingo, situada en la región de transición del piedemonte andino con los llanos. Estado de Venezuela situado en la Región de los Andes; limita al norte con los estados Trujillo, Portuguesa y Cojedes, al sur con Apure, al este con Guárico y al oeste con Táchira y Mérida. Historia El Capitán Juan Andares Varela, uno de los expedicionarios de más larga trayectoria en la conquista de América, allá por el año de 1576, se traslado desde la Ciudad de Mérida de la cual era residente, hasta las proximidades del llano, a fundar una ciudad, a unos 80 kilómetros de la primera, comisionado por el Gobernador e Intendente del Espíritu Santo de La Grita, Capitán Francisco Cáceres. El derecho a fundar ciudades en esta parte de la posesión española había sido otorgada por el Rey Don Felipe Segundo, por la Real Cédula del 2 de enero de 1575. Varela eligió un sitio alto y abrigado de la parte montañosa, pero muy próximo al llano y, con todo el ceremonial prescrito por la Leyes de Indias que se realizaba en tales actos, fundó en una meseta situada, más o menos a 80 Km. al este de Mérida, una ciudad que denominó Altamira de Cáceres. La llamó Altamira por su ubicación en un sitio elevado y con una estratégica vista sobre la montaña y el llano y, Cáceres, como un tributo al Gobernador de La Grita, por la diferencia que tuvo para con él al confiarle el honroso cometido de escogerlo para que fuera fundador de una ciudad. Se podía ingresar a la meseta, viniendo desde el llano, por un camino que subía por el Suroeste y ascendía hasta la misma entre los árboles del bosque y, descendiendo por el Noroeste, por la trocha que bajaba desde la serranía de Mérida y seguía luego hacia Trujillo. Su posición estratégica y el hecho de gozar el paraje de la vista de un panorama de montaña bastante extenso, y de una ventana hacia el llano, ofrecían al sitio innegables ventajas a la hora de observar las huestes guerreras y defender el territorio de las incursiones de los belicosos indios nativos. La permanencia en un sitio abrigado pero reducido, fue creado con el tiempo múltiples dificultades, a medida que se agotaban las pocas tierras de una meseta estrecha que no ofrecía suficientes espacios para viviendas y campos de cultivo. En 1628, los vecinos de Altamira de Cáceres ya no aguantaron la clase de vida que llevaban en la ciudad y cansados de las estrecheces a las que tenían que someterse, buscaron un sitio de mayor extensión que les permitiera disponer de suficientes tierras y vivir con mayor comodidad; con autorización recibida del Gobernador Juan Pacheco Maldonado, dieron los primeros pasos para poblar en la Mesa de Moromoy, a poca distancia de la anterior, a Nueva Trujillo de Barinas. Esta es la primera vez que el nombre de Barinas se aplica oficialmente a una ciudad y de ella partirán quienes realizaran la conquista de los llanos. Uno de ellos, Miguel de Ochagavía, nacido en Altamira de Cáceres, descubrirá la importante vía de navegación del Apure hasta su confluencia con el caudaloso Orinoco. En esta meseta derivadas de la expansión que paulatinamente se fue extendiendo hacia la llanura les obligó a abandonarla, aún contra el parecer de las autoridades de su cabildo. La Mesa de Moromoy no fue tampoco del agrado de los nuevos pobladores; a las dificultades anteriores se agregaron otras nacidas de las necesidades de expansión hacia una llanura que ofrecía tierras y buenos pastos. Los historiadores precisan que la ciudad de Barinas fue fundada por el Capitán Juan Andrés Varela, el 30 de junio de 1577, misión que cumplió por orden del Capitán Francisco de Cáceres, Gobernador de la Provincia del Espíritu Santo. La fundación se realizó conforme a la ceremonia de rigor. El acta respectiva conserva las frases jactanciosas que en tales circunstancias se decían y refiere los ademanes y las palabras del fundador, jinete sobre inquieto corcel y espada desafiante y desnuda en la mano. Con esas fórmulas y ademanes simbólicos, nace la Ciudad de Altamira de Cáceres, bajo advocación de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza, como "Patrona Celestial". Nace en una meseta o terraza de la región llamada Barinas por los naturales, y bautizad con el nombre de Altamira por sus descubridores. Es así la historia de Barinas y de su fundador Varela, quien además ostentaba el titulo de Teniente de Gobernador y el de Alcalde Mayor de la Ciudad de Cáceres. Así fue que procedió a otorgar solares y encomiendas a los nuevos vecinos. Repartió los indios de aquellos parajes a los soldados de su expedición: Sebastián Hernández, Pedro Rodríguez Viso, Alonso de Velasco, Francisco Hernández, Juan Camacho, Julián Roldán, Francisco de Villapando y otros.

Por Invitado: chelino (20-02-2010 13:13) | + / -

MAS DE BARINAS Un brusco despertar económico Las ganancias petroleras del Estado Venezolano invertidas como gasto público se hicieron patentes en el interior del país sobre todo después de la II Guerra Mundial. Hasta 1950 no habían carreteras en el Estado Barinas; durante la década de 1950 a 1961 se comunica la capital del estado con los Andes y el centro del país mediante carretera asfaltada. Como consecuencia se inician nuevos cambios una fuerte corriente de inmigrantes llega al Estado, sobre todo de los estados andinos de Táchira, Mérida y Trujillo, de la República de Colombia y de Europa (Cuadro Nº 1). Así se refiere a estos últimos Burelli-Rivas: Bajo el sutil influjo de estos inmigrantes que aportaban...tecnologías que cundieron en el país adoptivo, ambientes como el de Barinas, que era de ruinas revivieron casi milagrosamente (Burelli-Rivas, M. 1990). Además del desarrollo vial, el segundo factor que influyó en esta corriente, fue el saneamiento regional de las fiebres palúdicas, labor iniciada por la División de Malariología del Ministerio de Obras Públicas a mediados de la década de los 40. Cuadro Nº 1. Inmigrantes al Estado de Barinas. Lapso 1961-1981 Localidad 1961-1971 1971-1981 Estado Barinas 35.939 109.197 Santa Bárbara 1.300 4.204 Sacopó 1.200 6.956 Ciudad Bolivia 1.160 3.422 Fuente: Venezuela, 1981 Durante la década de 1961 a 1971 se construyó la carretera troncal 5 que une la ciudad de Barinas con la Depresión del Táchira, pasando a ser así el eje vertebral del Occidente de Barinas. Poblaciones que estaban en vías de desaparecer, como Santa Bárbara, reiniciaron su crecimiento y Socopó, un caserío inexistente en décadas anteriores, surgió inesperadamente como centro urbano (Cuadro 2). Cuadro N° 2. Población Urbana en el lapso 1950-1981 Localidades Años 1950 1961 1971 1981 Santa Bárbara 1.307 2.029 6.155 13.257 Socopó 70 1.380 11.917 Fuente: Venezuela, 1981. Lógicamente, el factor determinante de este incremento demográfico, además del desarrollo vial y el control sanitario, fue la posibilidad de disponer de los recursos forestales y agropecuarios antes inaccesibles. Hacia 1937 se consideraban como grandes las dificultades existentes para explotar las selvas de Barinas, aunque ese mismo año se iniciaba el interés empresarial por los bosques de Turén en el Estado Portugues. Hacia 1945 empezaba la penetración mediante picas en las selvas de Ticoporo en Barinas. En 1960 ya habían cuatro aserraderos trabajando en Barinas (Vila, M. 1963). De esta manera comenzó el proceso industrial en el área de Caparo-Uribante, no como un producto de evolución endógena de la actividad manufacturera, sino por acción artificial de la inversión pública, seguida del asentamiento de la inversión privada difundida desde el centro del país. En documento de la Corporación Venezolana de Fomento (1974 pg. 195) se declaraba: ... a partir de 1964 se comenzó a exportar ciertos tipos de maderas contraenchapadas de gran aceptación en los mercados externos... Las empresas dedicadas a contraenchapados y aglomerados se encuentran localizadas en la región central, mientras que las que producen maderas aserradas se encuentran muy dispersas en el país. La región se calificaba así en su incipiente proceso industrial como una simple zona de extracción de madera, principal motor económico de esta área poblada en forma súbita por inmigrantes de distinta procedencia. Es impensable que esta comunidad heterogénea pueda evolucionar hacia su integración dentro de un circuito económico autosostenido al menos en un plazo relativo.

Por Invitado: chelino (20-02-2010 13:12) | + / -

HISTORIA DE BARINAS ALGO DE ELLA El siglo XIX fue una época de grave involución para la región, que además de su aislamiento secular, fue víctima de nuevas desventuras. El modesto desarrollo ganadero y la producción de tabaco, principal rubro de exportación, casi dejaron de existir después de la Guerra Federal de 1858 a 1863; durante ésta muchas de sus acciones bélicas se efectuaron en el territorio barines. A esto se agregó la expansión del paludismo, también secuela de la guerra. Según el censo realizado en 1900, solo habían unas 163 casas en Barinas, "en aquel reducido número de moradas, vivían un escaso millar de personas" (Tosta, V., 1977 pg. 32). En la ciudad de Pedraza (actual Ciudad Bolivia) solo "Residían 878 habitantes en 1881" (Tosta, V. op. cit. pg. 63). Según el profesor M. Vila (1963: 203) antes de la Guerra Federal, "la talabartería del cuero debió existir... se hacían petacas de cuero... se preparaba tabaco para exportación". Pero no da ningún dato numérico (Vila, M. 1963 pg. 203). La transición de la artesanía a la gran industria manufacturera en Venezuela, que se inicia en la década de los años 30 de este siglo por acción sobre todo de capitales extranjeros, se manifestó casi exclusivamente en la región centro-litoral. (Brito-Figueroa, F. 1979). Por esos mismos años la construcción de la carretera trasandina ahogó el progreso de la artesanía andina; esta vía de comunicación abrió los valles de alta montaña a la competencia de productos mejor acabados y más baratos (Valbuena, J. 1978). Nuestra región y área de estudio, completamente estancadas, no fueron afectas en lo más mínimo por estos cambios. El crecimiento porcentual de la población del Estado Barinas fué negativo -menos 10 por ciento- entre 1891 y 1936. Para el lapso de 1936 a 1950 el crecimiento aumentó a 42% pero aún así fue inferior al promedio nacional (Travieso, F. 1975). Durante estos años la ciudad de Barinas se comunicaba con el exterior mediante primitivos transportes fluviales hacia Guayana (Gormsen, E. 1978).

Por Invitado: chelino (20-02-2010 13:10) | + / -

Una Historia de involución Desde la época de la Colonia, las crónicas señalan a la región como una área poco privilegiada. El profesor Virgilio Tosta nos la muestra como una área estancada cultural y económicamente. Solo las misiones de Dominicos influyeron positivamente sobre los aborígenes "en los aspectos pecuario y agrícola, así como un cierto tipo de industria rudimentaria" (Tosta, 1970 pg. 275). Las ciudades de Barinas y Pedraza sufrieron de largo nomadismo en sus asentamientos hasta mediados del siglo XVIII, inicialmente por razones estratégicas (belicosidad de Guahibos y Jirajaras) y finalmente por razones económicas. Hasta 1758 la ciudad de Barinas no alcanzó su ubicación difinitiva (Tosta, V. 1977). La región dependía políticamente de la provincia de Maracaibo, hasta la creación de la Provincia de Barinas por Real Cédula en 1786, "sujección que fué obstáculo para su desarrollo económico" (Tosta, V. 1977 pg. 23). El comercio de los modestos rubros regionales: tabaco y cacao se hacía "a través de un sinnúmero de vados…, por las veredas de los Andes hacia Maracaibo" (Gormsen, E. 1978 pg. 161). El desarrollo de la industria fue prácticamente inexistente en ésta época. Es significativo el hecho de que cuando hubo de efectuarse las mejoras en la iglesia catedral de Barinas en 1788, cuyo techo era de paja, el Gobernador Mijares "Hizo traer de la provincia de Caracas un albañil. Un maestro carpintero tallista llegado de Trujillo..., de Barquisimeto un dorador especializado" (Tosta, V. op. cit. pg. 28). Evidencia de total ausencia de artesanos en la región. Bajo esa misma administración colonial la ciudad fue dotada de servicios previamente inexistentes, "El gobernador... levantó varios hornos para fabricar ladrillos y tejas, destinadas a la construcción" (Tosta, V. ibid). La misma crónica urbana afirma: "En los albores del siglo XIX, Barinas tenía 10.000 habitantes... Para 1810..., nuestra ciudad se encontraba en el apogeo de su historia." (Tosta, V. loc. cit.). Pero tras la guerra de Independencia Barinas se precipitó hacía una ruina total, que fué consumada por las luchas civiles, la nefanda acción de las enfermedades, el caudillismo anárquico y despótico, y los malos gobiernos (Tosta, V. op. cit. pg. 30). El desarrollo de los primeros centros de educación fue tardio, todos en el siglo XIX, sin que se pensara en alguna institución de artes y oficios. Esta situación de atraso contrasta ampliamente con la existente en los vecinos valles de la Cordillera Andina, donde ya desde el siglo XVII existía una industria artesanal de alimentos y textil desde el siglo XVIII (lienzos populares y. cobijas) que exportaba al exterior (Chalbaud-Zerpa, C. 1983). Igualmente en la ciudad de Mérida existió una escuela de artes gerenciada por los padres jesuitas desde 1628 hasta 1767, año de su expulsión (Rondon-Nucete, J. 1984).

Por Invitado: chelino (20-02-2010 13:09) | + / -

ABORÍGENES DEL ESTADO BARINAS Barinas (ciudad), ciudad venezolana capital del estado Barinas y del municipio homónimo, localizada a 188 m de altitud en el piedemonte de la cordillera de los Andes. Se comunica a través de la carretera trasandina y la de los llanos, con aeropuerto de importancia regional. El comercio y los servicios son las principales actividades que han propiciado el crecimiento de la ciudad, apoyando al desarrollo agrícola, forestal y petrolero que se da en su zona de influencia. Ha tenido un gran crecimiento poblacional, pasando de 8.631 habitantes en 1951 a 118.847 habitantes en 1981. Es sede de la Universidad Experimental Ezequiel Zamora y otros centros educativos de nivel técnico y profesional. Fundada en 1577 con el nombre de Altamira de Cáceres, topónimo que se perdió, para pasar a ser denominada Barinas, voz indígena de estos paisajes. Población (2000), 228.598 habitantes. La población indígena coincide con el área cultural conocida en Colombia como la de los Curripaco. J. Hill (1981 pg. 81) los agrupa en la zona limítrofe bajo la denominación de Wakuenai, mientras los científicos brasileños los identifican como Baniwas | 1 . La colonización -en su mayor parte, espontánea- ha coincidido con los ciclos de explotación económica | 2 . Para Colombia y Venezuela se compone de personal proveniente de los Andes. En Brasil, la migración corresponde, como en casi todos sus subsectores amazónicos, a nordestinos. Los núcleos de mayor densidad poblacional -dentro del área determinada para efectos de este escrito- son: San Felipe (Colombia); San Carlos (Venezuela) y el Cucui (Brasil), donde se encuentra localizada la sede del IV Pelotón de Fronteras (Mapa Nº 7). Desde el siglo XVIII ha habido interrelaciones comerciales y sociales entre estos tres puntos del triángulo regional, antiguos fuertes de las metrópolis europeas | 3 . EL DESARROLLO INDUSTRIAL DEL OCCIDENTE DEL ESTADO BARINAS-VENEZUELA UNA ZONA RICA EN RECURSOS Una de las preocupaciones del Estado Venezolano en la última década ha sido la de promover la mejor explotación y uso de los recursos naturales, en concordancia con la promoción del bienestar de la población y la valorización del medio ambiente. Dentro de esta concepción se definieron las denominadas Autoridades Unicas de Area en zonas de interés especial (Ley Orgánica para la Ordenación del Territorio, capítulo V, 1983), como servicios autónomos de planificación, ejecución y control de la ordenación regional. De éstas, el área de desarrollo Caparo-Uribante, en la jurisdicción de los Distritos Pedraza y E. Zamora del Estado Barinas con 1.300.000 de hectáreas, promueve un impulso al desarrollo zonal buscando el máximo aprovechamiento de sus recursos silviculturales y agropecuarios. Refiriéndose a este estado, afirmó el escritor Miguel A. Burelli-Rivas en 1971: Barinas... dispone de recursos inmensos de climas varios, de ubicación geográfica excelente, de buenas tierras, como para llegar a ser un estado piloto bajo el impulso de una administración que coordine con el hombre y su técnica la pluralidad de sus recursos... Barinas es una tierra privilegiada. Así la vieron los conquistadores, quienes convirtieron su capital en la segunda ciudad de la colonia. Las guerras la destruyeron en toda forma y el paludismo le puso su crespón. Pero la campaña antimalárica, al redimirla de las fiebres y el temor, le ha devuelto su antigua expectativa... (Burelli-Rivas, 1971). En efecto, el Estado cuenta con excelentes factores de localización industrial, sobre todo en el área de Caparo. Uribante; por ejemplo: las reservas forestales de Ticoporo (creada el año de 1955) en el Distrito Pedraza y Caparo (creada el año de 1961) en el Distrito Zamora, son las mayores fuentes de materia prima para la industria maderera con que cuenta la nación. El interés en aumentar el valor agregado de su explotación a través de la consolidación del sector manufacturero silvicultural ha sido expresado en los planes de ordenación del Estado (1987). La autoridad de área se enfrenta así entre otros desafios al de motivar el desarrollo del sector secundario. Para ésto hay que tener presente la situación nacional cuyo proceso urbano-industrial se ha desarrollado según un esquema centro-periférico (Travieso, 1975; Chaves, 1982) en el cual la presencia de los polos de inducción ubicados en la región centro-norte-costera han funcionado más bien como centro de subdesarrollo hacía los estados periféricos como Barinas.

Por Invitado: chelino (20-02-2010 13:07) | + / -

barinas aborigenes En lo que respecta a las poblaciones aborígenes del occidente de Venezuela los grupos más importantes fueron los motilones, los guajiros y los caquetíos. Los motilones, de los valles de Machiques, del río Catatumbo, y de la sierra de Perijá, realizaban continuas invasiones en los siglos XVII y XVIII a los asentamientos españoles de las costas del lago de Maracaibo y aterrorizaban a la población perturbando las labores agrícolas en las fértiles haciendas de cacao situadas en las riberas de los ríos. Sometidos a las misiones capuchinas en el siglo XVIII fueron descritos por fray Andrés de los Arcos como una «...nación fiera e implacable contra los españoles, que lo mismo es verles que disparar contra ellos una infinidad de flechas». Los guajiros: fueron descritos por fray Pedro Simón como «gente desnuda del todo, hasta las partes de la honestidad, que también traían descubiertas hombres y mujeres, salteadores, vagabundos (...) pues siempre andan a noche y mesón, estando 4 días debaxo de un árbol y 2 a la sombra de otro, y desta suerte pasan su vida, tan holgazanes que no cultivan tierras, ni les siembran cosa alguna, por bastarles para su sustento los frutos de los árboles (...) desde Bahía Honda y El Portete, hasta el Cabo de la Vela y de éste hasta el río de La Hacha, que son 12 leguas, es toda tierra despoblada y sin agua; y algunos indios que en ella hay, que se llaman los goajiros, no tienen casas ni sitios ciertos ni labranzas, se sustentan de pesquerías y de la casa de venados y conejos». Entre los aborígenes que habitaban las riberas del lago de Maracaibo, los onotos fueron descritos por Juan Pérez de Tolosa como «señores de la laguna y pescan con redes y anzuelos mucho género de pescado (...) muy excelente, y lo venden en sus mercados a los indios bubures (...) a trueque de maíz, y otras cosas. Y de esta manera, los unos y los otros tienen pescado y maíz. Estos indios onotos tienen sus casas dentro de la misma laguna. Son hombres valientes, y pelean con arcos y flechas y macanas». Otras poblaciones vecinas de los onotos, según Juan Pacheco Maldonado fueron los zaparos, aliles, ambaes, toas y quiriquires, indios «alzados, que no se han podido reducir a servidumbre, ni a verdadera paz, a costa de muchas vidas de españoles que ha costado el dicho alzamiento, y [de] muchas haciendas que han consumido, robándolas en la barra de esta laguna, en la cual impedían que no (se pudiera entrar ni salir por ella) [sic]». Los caquetíos: estaban localizados en la costa entre Coro y el lago de Maracaibo: «Esta costa, a sotavento y barlovento, solía estar poblada de indios de nación caquetíos, y tenían pueblos medianos y mucha caza y pesca, y ropa de hamacas. Es gente muy pulida y limpia, y muy amiga de los españoles (...) sustentan a los españoles que residen en Coro, de caza y pesca, porque son indios muy domésticos», según el recuento de Juan Pérez de Tolosa. Por esa mansedumbre característica, la extinción de estos indígenas fue una de las más rápidas. En la cordillera andina había, para la época de la Conquista, 20 o más grupos independientes de toponimia Mucu y en el valle del río Chama estaban ubicados: los mucuchíes, mucurubaes, mucujunes, mucaquetaes, mucarias, mucusiríes, mucutucúas, mucumbaes, mucusquis, mucuunes, mucutíes, mucuñoques, mucubaches, mucurandaes, tabayes, tateyes, escaqueyes, chichuyes, guaques y jajíes. Chamas y giros con sus respectivos subgrupos, estuvieron localizados en Mérida mientras que en Trujillo predominaron los cuicas y los timotes. Los indígenas andinos eran agricultores sedentarios y fueron conocidos por la construcción de andenes, terrazas y sistemas de riego para prevenir la erosión en los campos de cultivo. Las evidencias etnohistóricas han demostrado que los aborígenes prehispánicos mantuvieron estrechas relaciones interétnicas gracias al comercio. Los llanos de Barinas, Portuguesa, Cojedes y Apure fueron una encrucijada estratégica entre la cordillera andina, la costa caribe y la cuenca del Orinoco. Allí se produjeron contactos culturales y comerciales en los que se utilizaba como medio de canje monedas de conchas de caracoles de agua dulce o quiripa. Estos intercambios tenían lugar a través del establecimiento de redes comerciales, como fue el caso de las playas de tortugas y el mercado de pescado del Orinoco medio, las playas de tortugas del río Guaviare y el mercado de curare del alto Orinoco. A partir de 1545, las poblaciones aborígenes fueron sometidas al régimen de encomiendas y los caribes en particular, fueron sujetos de cautiverio y esclavitud por real cédula de agosto de 1503. Durante el siglo XVIII era frecuente que los aborígenes huyeran de los conquistadores buscando la protección de la selva y que la población decreciera, entre otras causas, por las enfermedades, las guerras, los maltratos o los servicios personales prestados en las encomiendas.

Por Invitado: chelino (20-02-2010 12:17) | + / -

CALZADA un “patrimonio histórico”, o un “patrimonio arquitectónico autóctono”, han de ser par- te nuevamente de nuestro saber tecnológico, así como han de ser recu- perados también en los llanos y al sur del Lago de Maracaibo los gran- des terraplenes (montículos habitacionales y agrícolas, calzadas como la erróneamente llamada “Calzada de Páez” porque el general Páez, que conocía bien la región, utilizó dicha calzada indígena y logró caer- les a los españoles por sorpresa) esos terraplenes a veces inmensos, y esos montículos que con tanta sabiduría construían los indígenas de antes para evitar ser perjudicados por las grandes inundaciones y más bien aprovechar luego éstas. El “mito total” nos enseña también a cuidar nuestras lagu- nas, limpiándolas regularmente e impidiendo su contaminación con aguas negras o su invasión por el cemento de urbanizaciones, como bien sabemos que ha venido sucediendo con la Laguna de Urao, a pesar de ser la laguna Madre, la más sagrada de todas para nuestros indígenas y campesinos actuales, porque es morada de los dioses, sobre todo de la diosa (Shia, o Jamashia, o en español Arca, o Doña Simona, hermana-esposa de los grandes cerros y páramos al norte de ella).

Por Invitado: chelino (20-02-2010 12:16) | + / -

VESTIGIOS ARQUEOLÓGICOS de barinas Las Metras (Canicas) de Vigirima En el valle de Vigirima, Guacara, Estado de Carabobo se han encontrado unas extrañas metras de unos 4 cm de diámetro y de elaboración prehispánica. Dichas metras serían según el profesor e investigador Omar León una especie de moneda que utilizaron los indígenas y que además es probable que se copiaran del uso que le daban los españoles a la moneda, pues, según él son de fabricación post-hispánica. Según Enrique Navas, dichas metras no pueden haber sido utilizadas como moneda ya que el material con que se elaboran es de cerámica o de barro cocido por lo cual son de naturaleza frágil y su forma esférica es inconveniente para tal uso. Más bien estarían vinculadas a rituales mágico-religiosos efectuados en la zona en épocas anteriores y estrechamente enlazadas a la cultura que elaboró los petroglifos de la zona. Ruinas y lugares arqueológicos Acueducto indígena En la Mesa de Esnujaque del Municipio Urdaneta específicamente en el Sector Juan Martín existen restos de hallazgos arqueológicos que pertenecen a la cultura indígena. Piezas arqueológicas Existe vestigios de un acueducto indígena en el poblado Juan Martín y cuevas con piezas arqueológicas precolombinas en los alrededores de las lagunas la Estrella y la Reinosa. (Municipio Urdaneta, parroquia La Mesa de Esnujaque. Piezas indígenas Se han hallado piezas precolombinas en el área conocida como la Ciénega y Peña Colorada de la parroquia Jajò del municipio Urdaneta, en el cual existe un afloramiento de piezas indígenas que según testimonios de los pobladores se consiguen con gran facilidad. Ruinas y lugares arqueológicos cementerio indígena En el sitio denominado Higuerote de la parroquia Santa Ana del Municipio Pampán en el antiguo camino para trasladarse a Carache, según los pobladores han hallado reliquias arqueológicas que datan de mil años aproximadamente. Así mismo en Betijoque se encuentran HALLAZGOS ARQUEOLÓGICOS, denominado LOS TIESTOS ubicado en la parroquia La Pueblita en el sector denominado Cahocoy que también es conocido como Plan de Los Indios, sitio de reconocido valor arqueológico, separado de la población por La Quebrada La Vichù, y donde las excavaciones practicadas allí han permitido hallazgos de cerámica indígena que dan idea de la cultura de estos pueblos. PETROGLIFO Los petroglifos de Bumbún en Barinas son una huella en la historia Socopó rescata su herencia arqueológica Texto: Jogly Valero Los petroglifos de Bumbún, representan una de las manifestaciones precolombinas más importante de Barinas. Pertenecen a la época precolombina y forman un triángulo ancestral lleno de mitos y leyendas. Se ubica en el piedemonte andino, zona del Parque Nacional Sierra Nevada perteneciente al estado Barinas. Un centenar de rocas talladas por aborígenes conforman este patrimonio cultural. En el municipio Antonio José de Sucre del estado Barinas se encuentra la población de Socopó, ubicada en el paso de la carretera nacional Barinas-San Cristóbal, zona productiva y comercial que además exhibe una herencia arqueológica con miles de años de historia. Los petroglifos de Bumbún, caserío de escasos 8.000 habitantes, que alberga campos, montañas, sabanas y ríos, representan una de las manifestaciones precolombinas más importantes del estado, pues forman un triángulo ancestral lleno de mitos y leyendas poco conocidas fuera de la jurisdicción barinesa. Al menos un centenar de rocas talladas por aborígenes, con miles de años de historia, conforman esta herencia arqueológica, complejo de los más impresionantes hasta ahora encontrados. Destacan rostros, algunos poseen especiales tocados y figuras zoomorfas, tal y como lo explica Nelson Peña, coordinador del Club Arqueológico y de Promoción Turística de Socopó. También hay figuras andromorfas y circulares, con una particularidad importante, pues todas se dirigen al sol, perfectamente talladas en un triángulo geográfico entre Bumbún, Santa Marta y Acequia, coronando el monumento natural de la zona conocido como Piedra del Indio, centro de mitos y leyendas indígenas que aún se mantienen vivos en la imaginación de los lugareños. Cuenta Peña que la Piedra del Indio, es una inmensa mole rocosa con 52 metros de contorno en la base y 21 metros de arco en su parte más alta, la cual posee grabados de figuras serpentiformes, circulares y zoomorfas muy profusas. El resto de los petroglifos contienen figuras geométricas y estelares, que le dan una característica enigmática a este complejo, por mucho tiempo inaccesible y parcialmente explorado si tomamos en cuenta que aún no se han clasificado los petroglifos de Peña Viva, que han sido localizados por los lugareños. En las márgenes de pequeñas corrientes de agua que desembocan en el río Bumbún, está una inmensa piedra semiplana glifada por todos los lados, cuya figura central la constituye un inmenso simio. Aquí se registran figuras espirales, circulares y aladas y según la leyenda el sitio fue el lugar donde los indígenas que habitaron la zona practicaban sus cultos religiosos. “Es esa esencia la que estamos rescatando”, dice el alcalde de Socopó, Salvador Guerrero, quien impulsa un proyecto cultural municipal para que los petroglifos de Bumbún sean declarados Patrimonio Arqueológico Nacional. El burgomaestre apuesta en primera instancia a la educación de los pobladores, pues en su criterio son los lugareños quienes deben conocer su historia primero que los demás, “para poder conservar este patrimonio histórico, cultural y arqueológico”. Las figuras talladas en las rocas en este valle vegetal rodeado por las aguas del río Bumbún, poco a poco son menos visibles, toda vez que sufren desde hace siglos las consecuencias del agua, el sol y la erosión. Teodoro Zambrano es un lugareño que conoce este patrimonio y asegura que el triángulo arqueológico ocupa unos 15 kilómetros a la redonda y que hay motivación por parte de la comunidad para participar en el rescate de esta herencia cultural, que además puede darse a conocer al mundo. El proyecto municipal incluye además la creación de un museo arqueológico y la siembra de plantas que protejan las huellas precolombinas sobre las rocas, lo que ayudaría a su preservación por muchos siglos más. Los petroglifos de Bumbún se dividen en cinco estaciones y cada una a su vez tiene una descripción exacta de las figuras encontradas en las rocas y cuya autoría se atribuye, según el lenguaje gráfico a la tribu de los indios Caribes, que pudieron haber poblado la zona tras emigrar de la zona costera. La primera estación se denomina Santa Marta, la segunda Piedra del Indio, la tercera y cuarta Campo Solo y la quinta Los Vegones, todas están distribuidas e identificadas por los sectores donde se encuentran los grabados. Figuras humanas, de animales, flores, símbolos y cuadriculados, forman parte de este conglomerado arqueológico barinés, donde han acudido arqueólogos de varios países europeos y de las más reconocidas universidades nacionales para su estudio y comprensión. Petroglifo Los Petroglifos son representaciones gráficas grabadas en rocas o piedras hechos por nuestros antepasados prehistóricos, sobre todo a partir del Neolítico. Son el más cercano antecedente de los símbolos previos a la escritura y su uso en la comunicación data del 10.000 a.C. y llega a los tiempos modernos, dependiendo de la cultura y el lugar. La palabra proviene de los términos griegos petros (piedra) y glyphein (tallar) y fue en su origen acuñada en francés como pétroglyphe.

Por Invitado: cheli no (20-02-2010 12:08) | + / -

algo del aborigen een barinas En la cordillera andina había, para la época de la Conquista, 20 o más grupos independientes de toponimia Mucu y en el valle del río Chama estaban ubicados: los mucuchíes, mucurubaes, mucujunes, mucaquetaes, mucarias, mucusiríes, mucutucúas, mucumbaes, mucusquis, mucuunes, mucutíes, mucuñoques, mucubaches, mucurandaes, tabayes, tateyes, escaqueyes, chichuyes, guaques y jajíes. Chamas y giros con sus respectivos subgrupos, estuvieron localizados en Mérida mientras que en Trujillo predominaron los cuicas y los timotes. Los indígenas andinos eran agricultores sedentarios y fueron conocidos por la construcción de andenes, terrazas y sistemas de riego para prevenir la erosión en los campos de cultivo. Las evidencias etnohistóricas han demostrado que los aborígenes prehispánicos mantuvieron estrechas relaciones interétnicas gracias al comercio. Los llanos de Barinas, Portuguesa, Cojedes y Apure fueron una encrucijada estratégica entre la cordillera andina, la costa caribe y la cuenca del Orinoco. Allí se produjeron contactos culturales y comerciales en los que se utilizaba como medio de canje monedas de conchas de caracoles de agua dulce o quiripa. Estos intercambios tenían lugar a través del establecimiento de redes comerciales, como fue el caso de las playas de tortugas y el mercado de pescado del Orinoco medio, las playas de tortugas del río Guaviare y el mercado de curare del alto Orinoco. A partir de 1545, las poblaciones aborígenes fueron sometidas al régimen de encomiendas y los caribes en particular, fueron sujetos de cautiverio y esclavitud por real cédula de agosto de 1503. Durante el siglo XVIII era frecuente que los aborígenes huyeran de los conquistadores buscando la protección de la selva y que la población decreciera, entre otras causas, por las enfermedades, las guerras, los maltratos o los servicios personales prestados en las encomiendas. Durante la Independencia, la población aborigen que sobrevivió al mestizaje y a la destrucción cultural permaneció en su mayor parte en las regiones selváticas del país, al margen de los principales acontecimientos históricos que condujeron a la emancipación. En 1815, Simón Bolívar, al afirmar la nacionalidad y el destino de la patria, en la Carta de Jamaica, reconoció que para ese entonces la población venezolana ya no era ni indígena ni europea sino fundamentalmente americana: «...mas nosotros, que apenas conservamos vestigios de lo que en otro tiempo fue, y por otra parte no somos indios ni europeos, sino una especie media entre los legítimos propietarios del país y los usurpadores españoles». En una sociedad colonial en la que predominaba una élite criolla que tomaba en cuenta la «limpieza de sangre» y el color de la piel, los negros esclavos ocupaban la posición más baja en la jerarquía social y fueron ellos y no los indígenas quienes, llamados a combatir, dejaron el trabajo esclavo en las haciendas para formar filas en el ejército patriota. Durante el siglo XIX, las poblaciones aborígenes, aisladas del resto del país, fueron visitadas por viajeros naturalistas, tales como Humboldt, Michelena y Rojas, Codazzi o Schomburgk, entre otros, quienes dejaron registros en sus informes de las costumbres que encontraban a su paso. Desde el comienzo del siglo XX y hasta 1950, un grupo de precursores de los estudios antropológicos modernos se dedicó a revisar, compilar e interpretar, según las orientaciones evolucionistas y positivistas, el conocimiento que existía sobre las poblaciones aborígenes en crónicas y obras dispersas escritas hasta ese momento. Arístides Rojas se refirió a los caribes; Gaspar Marcano hizo una reconstrucción cultural de los indígenas de los valles de Aragua y Caracas, de los guahíbos, de los guajiros y de los timotes y cuicas; Lisandro Alvarado presentó una compilación para la mayor parte de los grupos indígenas, en cuanto a la cultura material, la organización social y política y los rituales religiosos; Julio César Salas y Tulio Febres Cordero describieron a los aborígenes andinos, Theodor Koch-Grünberg a los indígenas del Orinoco y Vicenzo Petrullo estudió exhaustivamente a los yaruros. Estos trabajos, junto a la obra de Alfredo Jahn, Tulio López Ramírez, Gilberto Antolínez y Walter Dupouy, sirvieron de antecedente a los estudios, que basados en trabajos de campo y en las orientaciones teóricas y metodológicas de la antropología moderna, fueron ejecutados a partir de 1950 por profesionales de esta disciplina. El censo indígena de 1992 estimó la población aborigen en 315.815 individuos (1,5% de la población total del país). En lo que se refiere a su distribución en el territorio, las mayores proporciones están localizadas en Zulia (63%), Amazonas (12%), Bolívar (11,2%) y Delta Amacuro (6,6%). De un total de 28 grupos indígenas ubicados en el territorio nacional, los mayores volúmenes de población corresponden a los wayuu (guajiros) 53,7%; waraos (guaraúnos) 7,6; pemones, 6; añús (paraujanos) 5,5; yanomamis, 4,7; guajibos, 3,6 y piaroas, 3,6%. Estas etnias agrupan el 84,4% del total de la población indígena del país y de ese total, un 48% está ubicado en áreas urbanas. Durante los últimos 30 años, a raíz de los profundos cambios económicos y sociales ocurridos en el país con la transformación económica y la consecuente expansión urbana provocada por las migraciones internas los procesos de aculturación han sido más intensos entre los indígenas. Asimismo, el mestizaje, cuyas raíces históricas se remontan a la conquista, ha contribuido a acelerar aún más en el presente la pérdida del modo de vida tradicional de los grupos todavía existentes

Por Invitado: chelino (20-02-2010 12:03) | + / -

no se tiene mucha informacion de los aborigenes de Barinas aqui le voy a dar lo mas cercano desde Barracas, Barinas PATRIMONIO DE ABORIGEN DE BARINAS y COMUNIDAD OBORIGEN EN BARINAS aborigen del estado Barinas[/b] Fecha:1760 Los aborígenes nuestros formaron numerosos pueblos diseminados por todo el territorio; algunos eligieron sitios en las regiones andinas y de la cordillera de la costa, y porque estuvieron protegidos por los accidentes montañosos, adquirieron hábitos sedentarios, mientras que los esparcidos por las vastas regiones planas centrales, vivían en continuas andadas. Nuestros indios son de estatura mediana, de ojos oblicuos, cabellos negros y lisos, piel de color amarillo - cobrizo y vivían en grandes grupos o tribus formados por hombres, mujeres y niños. Los componentes de una tribu se ponían bajo la protección de un totem, animal o vegetal, que los amparaba y contribuía a mantenerlos unidos, por simple espíritu de conservación, porque entre ellos no existían ni superficiales lazos afectivos. Por el simple hecho de no tener por protector a un mismo totem, los componentes de dos tribus se convertían en enemigos irreconciliables. Los integrantes de una tribu eran dirigidos por un hombre seleccionado por ellos mismos entre los más robustos y valientes, y lo llamaban Cacique. Este cacique ejercía autoridad absoluta sobre el grupo que le obedecía ciegamente. No había consideración para la mujer, pues estaba sometida a efectuar trabajos pesados, además de que era tratada sin diferencia alguna. Cada agrupación hablaba su propia lengua, de muy pobre vocabulario, el absolutamente indispensable para mantener la intercomunicación verbal entre los integrantes del mismo clan. Las agrupaciones indígenas de nuestra región no pudieron ser grandes en número de miembros que les impidiera necesaria movilidad, porque los Caribes las perseguían despiadadamente para someter a los hombres a los mas humillantes trabajos, si no a la muerte, después de torturarlos salvajemente y para apoderarse de sus mujeres. Se ha llegado a afirmar que los indios de nuestra región fueron encontrados por los españoles en estado de barbarie; pero si meditamos sobre la existencia de unos terraplenes hallados por los colonizadores un centenar de kilómetros en línea recta al Sur del lugar que hemos descrito como asiento de Sabaneta, construidos seguramente por la mano del hombre para poder atravesar grandes extensiones de sabana durante la época en estuvieron inundadas por la acción de las lluvias y el desbordamiento de los ríos, es imposible admitir que fueron hechos por sus moradores en el estado de barbarie en que fueron hallados. Esta era la situación de nuestra población indígena, descrita a grandes rasgos, en el momento que hicieron contacto con los españoles. Poco después que los españoles pisaron tierra firme, comenzaron a arribar de España las expediciones colonizadoras, con permiso de la corona, para que a riesgo propio exploraran y tomaran asiento en una determinada región. Estas expediciones formadas al principio por grupos pocos numerosos de hombres arrojados, venían con el propósito de acumular riqueza muy pronto aunque a costa de muchos sacrificios. Venían completamente solos, sin esposas e hijos debido a lo arriesgado de la empresa. Pronto advirtieron las dificultades para producir hasta los alimentos autóctonos, como maíz, yuca, o de las semillas que habían traído, porque apenas disponían de las tierras que debían ser utilizadas en tenaz lucha con los indios de la región que los hostilizaban constantemente. Quizás por su atuendo, su prestancia, o por elemental instinto femenino, las indias vieron simpatía a los españoles desde el primer momento y no pusieron obstáculo alguno para que se mezclaran las sangres de las dos etnias y dieran origen a las generaciones de mestizos. En esta actitud de la india podría encontrarse alguna manifestación de resentimiento por el trato indiferente que había recibido de los hombres de su propia casta. La población mestiza se hizo numerosa rápidamente. Por influencia de la sangre española que llevaban en las venas, otra mentalidad empezaba a aflorar en las nuevas generaciones, como la de hacer labores que obligaba a hacer vida sedentaria, sin embargo, la disparidad de los cambios lentos que se obtenían de los mestizos, porque había necesidad de esperar que llegaran a la edad adulta para incorporarlos al trabajo rudo, y los progresos menos lentos en la hacienda que obligaba a busv¡car más cooperación, hizo indispensable a los españoles la traída de esclavos negros que desde hacía tiempo eran utilizados por sus compatriotas en las zonas costeras de tierra firme. A principios del XVI comenzaron a ser traídos los esclavos negros de las regiones occidentales de África. Robusto, resistente a las fatigas, habituado a la vida sedentaria e inmune a las inclemencias del clima, el elemento negro constituyó una ayuda trascendente para hacer prosperar las haciendas en desarrollo de las Antillas y en tierra firme, que habían presentado los mismos problemas de falta de obra de mano que acusaron después los colonizadores de las regiones internas como la nuestra. Con la inclusión del negro se había incorporado un elemento nuevo, y prontamente se mezclará su sangre con las sangres ya existentes. Para los españoles la mujer negra carecía -como la india-, de los atractivos físicos que ostentaban sus propias mujeres dejadas en España, pero la impondría después por su cordialidad y manifiesta sensibilidad. De la mezcla de las sangres del negro y del blanco obtuvimos el Mulato y de la mezcla de las sangres del negro y el indio obtuvimos el Zambo: el Mestizo, el Mulato y el Zambo fueron los tres elementos fundamentales, étnicos, que entraron a formar el pueblo venezolano. Los derivados de las tres sangres primigenias se mezclaron entre sí en proporciones variadísimas, con prevalecía de una sobre la otra según las oportunidades que se ofrecieron en las distintas regiones del país. De la mezcla continuada, constante, de los derivados de las tres sangres fundamentales, se formó un cuerpo de población muy influyente en nuestro territorio, constituido por los descendientes de las primeras y sucesivas generaciones de mestizos, de los mulatos y de los zambos, que le fue dado el nombre de Pardos. A los españoles blancos venidos de España se les llamó, precisamente, españoles puros y a los hijos de estos españoles puros nacidos en Venezuela, se les llamó españoles criollos. Estos tres grupos: los españoles puros, los blancos criollos y los pardos tendrían después una gran significación en la lucha por la independencia. Por influencia, sobre todo, de las etnias blanca e india, con el agregado de la negra, la población de esta región es predominantemente mestiza. Esta aseveración coincide con las magnitudes de los grupos étnicos que nos señala el censo de población de Sabaneta levantado por Don Fernando Miyares en 1787. Por elevado porcentaje inicial del elemento blanco y posterior influencia del mestizo, se ha venido manifestando una influencia predominante del mestizo en Sabaneta hasta nuestros días. No debe despreciarse la constante inmigración del elemento mestizo andino, muy reducida al principio, dispuesto a afrontar el rigor del clima y la insalubridad, por disfrutar de la fertilidad del suelo, porque han sido campesinos casi en su totalidad, los que han venido a incorporarse a la población nuestra. Todas estas incidencias se manifiestan en el aspecto de los habitantes, tanto de la población como la de sus vecindarios, en el predominio de la tendencia de color claro de la piel y en los rasgos físicos. Se ha agregado una inmigración pequeña oriunda de países europeos y del Asia menor que formaron familia entre nosotros. Uno de los pocos habitantes de la ascendencia negra en Sabaneta ha sido Epifanio Medina, venido a esta región envuelto en el torbellino de una guerrilla, a principios de siglo, desde su pueblo natal, Carúpano, y aquí se quedó, con el beneplácito de los vecinos porque fue un hombre ordenado, honesto y trabajador. Una proporción más ajustada de sangres debió producirse para que con la intervención de la inteligencia del español, la habilidad atávica del indio(para atravesar, crecidos, los ríos enormes de nuestras zonas bajas, correr velozmente a pie por las sabanas detrás de una presa apetecida, como la de enfrentársele a un animal feroz) y la resistencia del negro, diera ese ejemplar tipo, habitante ulterior de los Llanos, el llanero, protagonista de tantas proezas históricas, en las que se necesitó derrochar inteligencia, destreza, resistencia y valentía; y para realizar esas hazañas estuvo a tiempo el caballo, su componente indispensable, devuelto a tierra americana, como veremos, por sus futuros adversarios, los españoles. [b]

Por Invitado: pedro guedez (05-12-2009 15:16) | + / -

buenass tardes necesito saverr cuales fueron las etnias indigenas ke avitaron el municipio barinas es para una tareaaa mee urge saver porfavor ayudenme..

Por Invitado: tovar diego (21-11-2009 16:32) | + / -

nesesito saber sobre la historia de corosito en barinas porfa es importante grasias

Por Invitado: Ranier Camejo (22-06-2009 13:51) | + / -

hola, que tal; la historia y la geografia son dos ciencias que van de la mano, de manera que no hay acontecimientos historiocos donde los espsacios geograficos no esten prsente y viceversa ocurre con la geografia,es muy poco conocido que Barinas realmente no la fundò Andrés Varela, como lo conocemos hoy día, se es necesario contar con buenos datos etnologicos para argumentar porque hasta el presente se continua con la fecha de 30 de junio de 1577, y no 11 de junio de 1759, evidencia aun mayor, que nosotros como venezolanos no tenemos CULTURA E IDENTIDAD NACIONAL, jamas nos preocupamos por hacer de esta mentira milenaria y de muchas generaciones que fué Andrés Varela el 30 de junio de 1577, y no poseer la verdad que fué el 11 de junio de 1759, se les exige argumentar en lo escrito para la verdadera historia VENEZOLANA. CAMEJO

Por Invitado: yuleida rondon (18-06-2009 10:44) | + / -

hola esta paguina no cubre las necesides traten de mejorar

Por Invitado: shirley vasquez oetega (26-04-2009 14:33) | + / -

naci en barinas en 1980 y naci en el hospital luis razzati.... me gustaria saber a que municipio le pertenece ese hospital...

Por Invitado: maryori fórnica (10-03-2009 16:57) | + / -

Hola Necesito informacion para servicio comunitario sobre la urbanizacion jose antonio paez o conocida como los "pozones" gracias.

Por Invitado: claudia araujo (26-02-2009 15:06) | + / -

hola buenas tardes si alguien mr pudiera decir xq barinas es un ciudad viajera pero la respuesta denmela con mas sentido y un poco mas obvia gracias

Por Invitado: claudia araujo (26-02-2009 15:06) | + / -

hola buenas tardes si alguien mr pudiera decir xq barinas es un ciudad viajera pero la respuesta denmela con mas sentido y un poco mas obvia gracias

Por Invitado: Quintero Dilcia (03-07-2008 08:29) | + / -

Hola, mi nombre es Dilcia Jackeline soy de esta hermosa ciudad "Bainas la ciudad maqueza" Aunque tambien le llaman la ciudad viajera... Es por esta razon que hoy me dirijo a ustedes muy respetuosamente queridos lectores para ver si existe alguna posibilidad de que alguno de ustedes puedan facilitarme dicha informacion, pues soy estudiante del segundo semestre de Lic. en Sociologia del desarrollo en la universidad nacional experimental de los llanos occidentales ezequiel zamora del mensionado estado y necesito dicha informacion para un trabajo etnografico de suma importancia, por tanto les pido su valiosa colavoracion por favor... Sin mas que decir me despido de ustedes no sin antes darles las gracias de ante mano por cualquier ayuda que puedan brindarme al respecto. Mi tlf. 0414-7016579 Mi coreo: jackeline08@hotmail.com

Por Invitado: ghthfdg (16-06-2008 19:40) | + / -

mamaguevos desgraciados mal parios

Por Invitado: Luis Alberto Becerra Castro (04-06-2008 18:22) | + / -

señores es posible que obtenga la informacion de: la conformación Historica de Barinas

Por Invitado: luis alberto becerra castro (31-05-2008 16:08) | + / -

me gustaria saber el nombre de cada calle y avenidad del Municipo Barinas y por tienen esos nombres las causas,es lamentable no conocer esta historia en nuestros centros educativos

Por Invitado: yurahyma olivera (09-02-2008 11:42) | + / -

quisiera saber porque a barinas le dicen Ciudad viajera, me encantarian que publicaran esta informacion

    Por Invitado: carlos alejandro andueza torres (16-06-2008 19:42) | + / -

    porque tuvieron que hacerce muchas mudanzas para poder ubicarla

Por Invitado: ALICIA CASTILLO (16-07-2007 21:12) | + / -

Buenas noches, los felicito por la página, estoy interesada en saber el nombre de la Parroquia del centro del Edo. Barinas, a la cual pertenece el Hospital Luis Razetti, cuando quedaba en el centro, es por transmitacion de documento donde exigen la parroquia del lugar de nacimiento. Mucho sbre agradecerle su información quedo de ustedes atentamente alicia castillo.

    Por Invitado: maritza gomez (12-02-2009 21:27) | + / -

    buenas noche, deseo que informe como se llama la parroquia del centro de barinas, edo barinas, a la cual pertenesco ya que naci en el hospital Luis Razetti, cuando quedaba en el centro, necesito sber tambien el municipio espor transmitaciòn de documento donde exigen la parroquia y municipio del lugar de nacimiento, mucho agradecerle por su información, quedo de ustedes, att, Maritza del Carmen Gomez

Comentario

Deberá iniciar sesión para enviar un comentario en esta publicación.