Iniciar sesión
 Usuario
  
 Contraseña
  
  Recordar mis datos
 
 

Encontrar aquí


Menú

  • Principal
  • Iniciar sesión
  • Translate to English

Servicios

Barinas



Infopedia Barinas
Historia, Turismo y todo lo que buscas está en la Infopedia Barinas


Entretenimiento

Actualidad

Galería

Productos

Varios


Foto Clasificados
Información para tus anuncios  
Foto Clasificados

Más artículos


Acceso rápido

Fotografías, Galerías y Postales

Lo último del Foro



Compra y vende


Chat

Chatea, conoce gente y disfruta en Barinas




> Artículos y noticias > Conversando con Zaba

Conversando con Zaba

¡Cáncer de mama, un problema de todos!





Modificado por calatrava el 10-09-2009 13:01

¡Cáncer de mama, un problema de todos!

¡Cáncer de mama, un problema de todos!

¡Cáncer de mama, un problema de todos!

La incidencia de cáncer de mama se ha triplicado en los últimos años y aunque se sospecha que diversos factores ambientales como la dieta, pueden influir en el aumento de casos, todavía no se han identificado con certeza loa agentes que lo causan. Por otra parte, aunque las medidas de prevención que se pueden tomar para evitar el cáncer de mama tienen un impacto limitado, debes tomar en cuenta que se puede prevenir el riesgo, optando por un estilo de vida saludable, sin tabaco, con ejercicios y buenos hábitos.

18 medidas que lo ayudan a prevenir

1. A más riesgo genético más control: entre un 5 y 8% de los cánceres de mama son hereditarios. Las mujeres que tienen antecedentes de la dolencia en tres o más familiares de primer grado, es aconsejable que se sometan a un examen genético. También es prudente comenzar los exámenes de mama antes de lo aconsejado al resto de la población femenina.

2. Las desventajas del embarazo tardío: la menarquia (primera regla) temprana, una menopausia tardía y fundamentalmente un intervalo grande entre la primera regla y el primer embarazo – a partir del cual las células de la mama se diferencian y ya no se pueden volver malignas – son factores que pueden desencadenar un cáncer de mama. A principios del siglo XX, la primera menstruación llegaba a los quince y el primer embarazo entre los 18 y 19 años, con lo que el período para que hubiera un estímulo cancerígeno era de 3 a 4 años. Ahora, la monarquía se ha adelantado a los 12 años y el primer embarazo es más tardío (en torno a los 26 años o más) por tanto, el riesgo se ha multiplicado por seis.

3. Terapia hormonal sustitutiva: ¿si o no?: está demostrado que el tratamiento hormonal para controlar los síntomas derivados de la menopausia aumenta levemente el riesgo de cáncer de mama cuando se toma más de cinco años consecutivos. El tratamiento hormonal es optativo, generalmente es indicada para pacientes con riesgo de osteoporosis y osteopenia, pero contraindicada para aquella que tenga una predisposición genética elevada a desarrollar cáncer de mama.

4. La otra cara de la radiología: entre las causas ambientales destacan las exploraciones radiológicas y sobre todo la radioterapia, que se aplica cada vez menos para enfermedades como el linfoma de Hodgkin (cáncer de origen linfático), pero que resulta inevitable si una mujer debe tratarse otro tipo de tumor.

5. Mamografía, a partir de los 50 años: la radiografía de mama es un buen método para la detección precoz y, al igual que la resonancia magnética, ha mejorado significativamente el pronóstico de la enfermedad, pero su edad de aplicación es debatido. Algunos aconsejan realizarla a partir de los 40 o 45 años, su beneficio no está probado, en cambio, está fuera de duda que conviene realizarla cada uno o dos años entre 50 y 65 años de edad.

6. Autoexploración y exploración: dado que no es nociva, como norma general se aconseja a las mujeres en edad fértil autoexplorarse los pechos coincidiendo con cada menstruación, y a las mujeres posmenopáusicas, una vez al mes. También es importante acudir al médico una vez al año, para una revisión ginecológica completa.

7. Cuando sientes que algo no está funcionando debidamente: es importante que conozcas tu cuerpo y si sientes algo diferente no debes perder tiempo. Al detectar la presencia de un nódulo, bulto o protuberancia es importante acudir al médico lo antes posible. También es necesario si ves cambios en el pezón, algún tipo de secreción por mínimas e inofensivas que parezcan.

8. Sobrepeso, el enemigo número 1: una vez que la mujer deja de tener la mestruación, la cantidad de grasa que acumula en su cuerpo está relacionada con la incidencia de cáncer de mama. Cuanta más grasa tiene la mujer, mas estrógenos produce, exponiendo a la mama a una mayor cantidad de hormonas, cuyo exceso se relaciona con la enfermedad.

9. Lactancia materna, una sana costumbre: el amamantamiento disminuye levemente el riesgo de cáncer de mama mientras la mujer está en su edad fértil, siempre que de pecho a su hijo durante al menos un año.

10. La fibra frena la gordura y con ella hay menor riesgo de padecer cáncer: este componente vegetal no está relacionado con el cáncer de mama, pero es habitual que la gente que consume más fibra vegetal suele incluir menos grasa animal en su dieta, por lo tanto, menos calorías, con lo cual su índice de masa corporal es menor. Para reducir el exceso de grasa corporal, es vital reducir el consumo de calorías y las grasas de los alimentos son uno de los componentes más calóricos de la dieta.

11. Evita el abuso del alcohol a toda costa: consumir bebidas alcohólicas aumenta cerca del 10% el riesgo de padecer un tumor mamario. El alcohol eleva el riesgo del cáncer en toda la población, pero especialmente a quienes tienen una predisposición genética de padecer tumores de mama y en mujeres posmenopáusicas tratadas con terapias hormonales sustitutivas. Se recomienda no tomar más de 1-2 vasos pequeños de alcohol al día.

12. El ejercicio físico, un gran protector: un reciente estudio estadounidense ha demostrado que los pacientes que hacían una actividad física de más de cinco horas a la semana, tuvieron un 20% menos de riesgo de desarrollar un cáncer de mama invasivo y un 31% menos de padecer un cáncer en fase temprana en comparación con aquellas pacientes que entrenaban menos de 30 minutos semanales.

13. Fuera grasas saturadas: el alto consumo de las grasas saturadas, provenientes de las carnes rojas, la leche entera y sus derivados, embutidos, etc. suelen incrementar la incidencia de desarrollar un tumor cancerígeno. Si se reduce el consumo de grasas, sobre todo animal, a un 20% del total de las calorías diarias, y se sigue un estilo de vida más sano, se calcula que habría una disminución aproximada del 33% de los casos de cáncer de mama.

14. No a los alimentos procesados: estos productos también pueden elevar el riesgo de cáncer de mama si su consumo es elevado, debido a los métodos que se utilizan para cocinarlos y que son una fuente de radicales libres de oxígeno o de nitrógeno, sustancias promotoras de tumores por los daños irreversibles que provocan en el ADN o código genético.

15. Omega-6 con moderación: se recomienda no consumir en excesos estos ácidos grasos poliinsaturados, presentes en los frutos secos, el pollo, la uva y los aceites de maíz y girasol, ya que estudios realizados en la Universidad Autónoma de Barcelona revelan que las dietas con un elevado contenido en omega-6 hacen que el cáncer evoluciones con rapidez.

16. Aceite de oliva virgen, un gran aliado: diversos estudios realizados en España, Grecia e Italia concluyen que existe una reducción de cerca del 25% en el riesgo de desarrollar cáncer de mama cuando se comparan mujeres que consumen grandes cantidades de aceite de oliva virgen con las que consumen otro tipo de aceites o grasa.

17. La soya también puede ayudar: se está investigando el posible efecto protector de esta legumbre, debido a la baja tasa de incidencia de cáncer de mama entre la población femenina asiática y cuyos estudios suponen que es debido en parte al gran consumo de soya, cuyos fitoestrógenos parecen protegerlas del riesgo.

18. Aceite de lino o linaza contra la inflamación: es otro alimento cuyos fitoestrógenos favorecen el equilibrio hormonal y reduce el riesgo de cáncer. Su fibra captura aquellos estrógenos no útiles y los elimina vía intestinal, evitando que se acumulen en la mama.

 

Sí tiene cura… El 70% del cáncer de mama es curable al ser tratado a tiempo, entendiendo por cura como permanecer libre de la enfermedad al cabo de diez años de aparición del tumor o fallecer debido a otra causa.

En la próxima parte, presentaremos algunos de los avances más importantes presentados por la medicina moderna en el tratamiento de la enfermedad. ¡No te lo pierdas!



Puntuación: 5.0/5 (4 votos)






Información del usuari@:

Sección Zaba

Publicaciones: 85

Más información aquí

Lecturas: 2619 [ Conversando con Zaba ] Publicado por zaba el 2009-09-09 11:14:24 Comentario(s): ( 0 )


Comentarios

¡Sea el y/o la primer@ en publicar una opinión y/o comentario!

Comentario

Deberá iniciar sesión para enviar un comentario en esta publicación.