Iniciar sesión
 Usuario
  
 Contraseña
  
  Recordar mis datos
 
 

Encontrar aquí


Menú

  • Principal
  • Iniciar sesión
  • Translate to English

Servicios

Barinas



Infopedia Barinas
Historia, Turismo y todo lo que buscas está en la Infopedia Barinas


Entretenimiento

Actualidad

Galería

Productos

Varios


Foto Clasificados
Información para tus anuncios  
Foto Clasificados

Más artículos


Acceso rápido

Fotografías, Galerías y Postales

Lo último del Foro



Compra y vende


Chat

Chatea, conoce gente y disfruta en Barinas




> Artículos y noticias > Salud y Deportes


Cómo incentivar la práctica del ajedrez en los adultos de 36 a 55 años en la parroquia Manuel Manrique.



Modificado por calatrava el 29-06-2011 16:34

Hoy en día Venezuela atraviesa por enormes cambios sociales que sin duda alguna están orientados hacia transformaciones en las comunidades, en donde tiene participación todos sus componentes que la integran. Se ha creado numerosas instituciones y misiones para contribuir al mejoramiento de diversos aspectos sociales de los que son merecedores el pueblo venezolano.

Ajedrez en la comunidad Manuel Manrique.

Ajedrez en la comunidad Manuel Manrique.

Se han destinado cuantiosas sumas de dinero para alcanzar los objetivos planteados y el deporte no escapa de estas transformaciones, esto se pone de  manifiesto a través de la creación del Ministerio del Deporte sumado al Instituto nacional de Deportes (IND), se ha creado la Misión  Barrio Adentro Deportivo que tiene marcada participación e influencia en todos los Estados a nivel nacional,  los municipios y  las comunidades.

ajedres en la comunidad

ajedres en la comunidad

Esta Misión según el trabajo docente Deportivo y Recreativo en las Comunidades elaborado por la Coordinación Nacional de Barrio Adentro Deportivo, surge como estrategia del Gobierno actual para garantizar la masificación del deporte, la salud y elevar niveles de calidad de vida, es así como el 31 de Julio del 2004 el presidente de la República Hugo Chávez inaugura esta Misión en el velódromo Teo Capriles. (Claudia Acaso 2007)

Enseñanza del ajedrez

Enseñanza del ajedrez

La referencia obligatoria y punto de partida para entender el andamiaje teórico-conceptual de la política deportiva, es el artículo 111 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que dice:

“Todas las personas tienen derecho al deporte y a la recreación como actividades que benefician la calidad de vida individual y colectiva. El Estado asumirá el deporte y la recreación como política de educación y salud pública y garantizará los recursos para su promoción. La educación física y el deporte cumplen un papel fundamental en la formación integral de la niñez y adolescencia…”[1] 

 

El disfrute de este derecho está garantizado por la inclusión de la enseñanza y práctica de Educación Física y el deporte en los planes de estudio del sistema nacional de educación y por la amplitud de la  instrucción y los medios puestos a la  disposición del pueblo, que facilitan la práctica masiva del deporte y la recreación.

Teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto consideramos que hay que prestarle especial atención a la práctica del ajedrez a nivel comunitario por las potencialidades que ofrece para el desarrollo humano.

El ajedrez está relacionado directamente con la enseñanza y el aprendizaje en las etapas  del desarrollo humano, nos referimos específicamente al adulto. El presente estudio responde a una de las necesidades y prioridades del sistema general de educación en Venezuela, en particular, la masificación y alfabetización del ajedrez llevado a las comunidades, así como motivar a los adultos a la práctica del ajedrez.

En tal sentido se considera que llevar la práctica del ajedrez en las comunidades, ha sido un reto enfrentado sólo por países de mucha vocación como Argentina, España, Estados Unidos de América, México, Rusia, Cuba y Venezuela; Este proceso de masificación recibió un fuerte impulso a través de la implementación del Proyecto estratégico de ajedrez escolar y la misión ajedrez en “Barrio Adentro Deportivo”,  y promotores deportivos en general.

En las ideas expresadas anteriormente se resume que la práctica del ajedrez en la etapa adulta, realizada de forma sistemática, contribuye al desarrollo integral comunitario.

 Por lo antes planteado se afirma que el ajedrez, dadas las significativas implicaciones educativas y los valores que aporta a la personalidad, constituye un importante instrumento pedagógico- psicológico por lo que los docentes en el proceso de enseñanza aprendizaje deben aprovechar todas las oportunidades que ofrece.

La implementación del ajedrez, la invención de este complicado juego, al cual se ha dado llamar juego de ciencia, se atribuye a varios orígenes. Unos lo atribuyen a los chinos, otros a los indios y aun hay quienes opinan griegos los primeros en jugarlo. La versión mas cierta, parece que es aquella que lo consideran oriundo de la india, como lo indica la etimología de su nombre. Lo que no cabe duda es que este entretenimiento fue rápidamente aceptado y se consideró como honesto y desinteresado recreo, mediante el cual se ejercitaba la inteligencia sin fines de lucro totalmente ajenas al azar.

En Venezuela las informaciones mas antigua sobre el ajedrez datan de 1891, las crónicas narran que “en un botiquín de La Guaira era jugado por el Sr. Casper Perret Gentil quien invitaba a los jugadores que llegaban de paso por el puerto a interesantes partidas del juego ciencia”.[2]

Su hijo Carlos Perret Gentil inició una intensa actividad junto al Dr. Rafael Ruiz, quienes pueden considerarse como pioneros de esta disciplina en Venezuela.

Ayala en 1908 participó y ganó el campeonato del Chess Manhattan Club en Nueva York, donde tuvo la oportunidad de conocer al famoso cubano José Raúl Capablanca, quien lo menciona en unos de sus libros como el jugador que le enseño  una jugada en la defensa francesa.

En 1911 se realiza el primer match telegráfico Internacional, disputado entre Caracas y Bogotá, torneo ganado por Caracas. Estos torneos se jugaban entre equipo de cinco miembros cada uno y se jugaba en un tiempo de 24 horas para responder la jugadas.

El 8 de Diciembre de 1935 se funda la federación Venezolana de ajedrez. En ese entonces no existían Asociaciones, sino Clubes en sitios tan diversos como La Guaira, Barcelona, Altagracia de Orituco, Los Teques, Maracaibo y Caracas.

Son tantas las posibles jugadas en el ajedrez, son tan diversas las combinaciones que se producen en una posición entre sus componentes, que su conocimiento y práctica nos revela, desde su simplicidad, complejas interrelaciones que también encontramos en el mundo en que vivimos.

Como juego de opciones y variantes, donde se entrelazan en la toma de las decisiones, las estrategias y tácticas para actuar de manera muy similar a lo que sucede en la propia vida personal y social, el ajedrez nos muestra cómo a diario se nos escapan oportunidades porque sencillamente somos incapaces de verlas, ya que no estamos entrenados para ello. El juego ayuda al hombre a conocer sus fortalezas y debilidades: a explotar convenientemente las primeras y a atenuar o erradicar las segundas, emprendiendo así la senda del perfeccionamiento constante e integral.

Por eso cada vez son más en el mundo los que de una u otra forma se acercan a esta modalidad para estudiarla y practicarla, en un tiempo que nos exige de gran adaptabilidad a los cambios y de un aprendizaje permanente donde resulta necesario administrar información, valorar opciones y tomar decisiones acertadas. Para ello no es preciso ser un experto del Ajedrez, basta con comprender lo esencial de sus características y desarrollo, donde se entrelazan   elementos éticos-morales, científicos, artísticos, culturales, lógicos, matemáticos, filosóficos, psicológicos, estratégicos y tácticos que podemos reflejar tanto en el campo personal y colectivo en los practicantes.

La facultad de aprender implica una gran sensibilidad y esa a de girar en torno a las ideas y de cómo esas ideas nos llevan a la acción. Los buenos maestros más que dar un método al alumno, se preocupan de que el mismo devenga consciente, que se comprenda el principio de las operaciones, que sea reflexionada la actividad y que esa reflexión esté vinculado al propio autoconocimiento de cómo se aprende.

Aprender en Ajedrez es comprender las ideas y con ello reflexionar como aplicarla en diversas circunstancias. La idea primero que la acción. No hay espacio para repetir lo aprendido esto sería una resistencia al aprendizaje, sería un conflicto entre la idea y la acción. Cambiar una idea por otra a ver con cual tenemos éxito solo frivolidad. El aprendizaje implica observar, el anhelo de comprender y amor por lo que realizamos. No tenga temor de aprender, entréguese a la tarea, habrá ganado una variante para la vida.

Teniendo en cuenta las aportaciones de diferentes autores y en especial del ajedrecista José Raúl Capablanca, podemos sintetizar que:

El Ajedrez resulta un instrumento incomparable para trabajar y desarrollar aptitudes y talentos para el autoaprendizaje a partir del desarrollo del control de la atención y la concentración, el  razonamiento lógico en combinación con la intuición y la imaginación, la solución de problemas y la toma de decisiones en situaciones complejas y variables acorde a su edad.

El Ajedrez es un juego de historia milenaria, le permite al hombre aprender a pensar, a razonar, a reflexionar sobre la información que recibe para interpretar la realidad, a transformar la abstracción alcanzada en un nuevo orden por la aplicación de un recurso que culminará en la construcción de nuevos significados.

Al desarrollar su propia tabla de valores el individuo permanece alerta y aprende a utilizar como forma usual del procesamiento de la información las herramientas del algoritmo, el modelo la complejidad, la estructura, la optimización, la incertidumbre, el significado, el pronóstico. Preparado para la autodeterminación como única forma para de superar los errores, la toma de conciencia ante situaciones problemáticas y la jerarquización de los mismos, desarrollan el pensamiento crítico y ejercitan la toma de decisiones como única forma de alcanzar un juicio valedero.

Estas aplicaciones recogidas en un juego interesante y motivador de reglas sencillas y materiales económicos le dan un valor al Ajedrez para la adquisición de destrezas prácticas que contribuyen a prolongar nuestras facultades mentales.

Vivimos en tiempo que nos exige gran adaptabilidad a los cambios y un aprendizaje permanente y en constante perfeccionamiento de los conocimientos adquiridos. Cada vez resulta más necesario apropiarnos de informaciones actualizadas que nos permitan valorar opciones y tomar decisiones acertadas en un universo creciente, complejo y variable en la actualidad, asimismo, es importante utilizar óptimamente los recursos de que disponemos y potenciar a las nuevas y futuras generaciones los valores humanos que reclama hoy la humanidad.

El Ajedrez, promueve excelentemente el logro de la independencia cognoscitiva, que se manifiesta en una adecuada representación del problema y en un proceso mental activo en la búsqueda de soluciones personales.

Aun cuando no exista un programa diseñado para la enseñanza y práctica del Ajedrez en el adulto, el universo en que vivimos nos enfrenta continuamente a situaciones complejas y variables, estas son las “posiciones de la vida” en las cuales debemos actuar intentando tomar las mejores decisiones paso a paso, desde que tenemos uso de la razón hasta la muerte. Así el conocimiento y la práctica del ajedrez contribuyen esencialmente al desarrollo de una capacidad general: saber enfrentarnos a los problemas que se nos presentan.

En la actualidad el tema de referencia es estudiado por diferentes autores, en múltiples investigaciones que han demostrado que el ajedrez en el ámbito comunitario como actividad programada y organizada dentro del proceso  promueve el desarrollo integral. En la parroquia Manuel Manrique del municipio San Carlos Estado Cojedes. Se está implementando la enseñanza del ajedrez en algunas escuelas, se pudo contactar que se han realizados algunas investigaciones con los niños y niñas referidas al aprendizaje del mismo. Pero no así en la comunidad, donde el tiempo libre no es empleado en sus moradores de forma producente en actividades recreativas sanas. La calidad de vida y la recreación de un estilo de vida en la población, presuponen una relación dialéctica entre la utilización adecuada del tiempo libre, la salud mental y física de cada persona, ya que por un lado la  realización de adecuadas actividades recreativas fortalecen la salud y lo prepara para el pleno disfrute de la vida y  por otro lado, una buena  salud viabiliza un mayor y mejor aprovechamiento del tiempo libre.

La masificación y alfabetización del Ajedrez cuenta hoy con una excelente aceptación por  parte de los niños y niñas de la Parroquia Manuel Manrique, y se desarrolla con mucho entusiasmo por parte de los directivos, profesores, auxiliares pedagógicos y promotores deportivos en las comunidades, pero aún es insuficiente la incorporación de los adultos a la práctica, así como la importancia que le atribuye este deporte, desde el punto de vista intelectual, conocedor y aprender a reflexionar en la solución de  problemas,  tomar decisiones, además de la formación de valores morales. Cuando hablamos de formación de valores nos referimos a un proceso  educativo en el contenido axiológico de determinados hechos, forma de ser, manifestaciones de sentimiento, actuaciones o actitudes humanas, con una significación social buena y que  provoca una reacción de probación y de reconocimientos (vigencias) en el contexto de las relaciones interpersonales, trasciende al nivel de la conciencia de los adultos.

Demanda una continua elaboración, propuesta y resolución de problemas de forma creadora. En esta perspectiva constituye un juego didáctico por excelencia, que permite el desarrollo de las operaciones lógica del pensamiento  haciéndolo  más rápido,  preciso y productivo  contribuyendo además a fortalecer la voluntad  y a generar un espíritu auto crítico. Pero para incentivar a la práctica del mismo se necesita el factor “motivación” del adulto, en el cual el autor  Maslow la define como “la causa del comportamiento de un organismo, o razón por la que un organismo lleva a cabo una actividad determinada. Referido a las necesidades sociales, como el logro o el afecto”.[3]

 Teniendo en cuenta las características y naturaleza sobre a lo que la conducta motivada se  refiere, consideramos que la misma, es el móvil que incita, mantiene y dirige la acción de un sujeto para lograr determinados objetivos. En el lenguaje común suele expresarse de diversas formas: amor propio, espíritu de lucha o fuerza de voluntad.

Cuando hablamos de Algunas características de la conducta motivada nos basamos en las siguientes:

 Es propositiva: está orientada y dirigida a una meta que el individuo quiere alcanzar. La motivación integra aspectos cognitivos y afectivos, incrementa la activación y organización de nuestras acciones.

 Es fuerte y persistente: estas cualidades son necesarias para superar las dificultades e inconvenientes que surjan en el camino.

Los motivos están organizados jerárquicamente. Unos están dirigidos a la supervivencia y otros al crecimiento personal (desarrollar nuestras capacidades).

Los motivos pueden ser comprensibles o inexplicables, conscientes o inconscientes. No siempre somos conscientes de la motivación de nuestra conducta.

 Los motivos pueden ser intrínsecos (por placer o por responsabilidad) o extrínsecos (ganar más dinero o nivel profesional).

  La dialéctica de la vida nos ha demostrado que el ser humano nunca está satisfecho, siempre está deseando cosas nuevas,  así es el género humano se afana sin cesar, del mismo modo que si no está motivado hacia algo, no se incentiva al conocimiento; y es precisamente lo que ocurre en la Parroquia Manuel Manrique, que los adultos al no conocer lo que implica la practica del ajedrez y los beneficios que reporta al desarrollo humano, no son motivados al conocimiento del mismo, porque desconocen los límites al deseo de poseer, ni saben donde está el verdadero deleite.

Existen muchas teorías de la motivación. Cada teoría de la motivación pretende describir qué son los humanos y qué pueden llegar a ser. Por consiguiente, se puede decir que el contenido de una teoría de la motivación radica en su concepción particular de las personas.

Considerando la definición sobre motivación y asumiéndola como punto de partida para el logro de lo que se aspira, surgen las siguientes interrogantes ¿Saben los adultos de 36 a 55 años  jugar ajedrez?, ¿Les interesaría a los adultos aprender este importante deporte?, ¿Qué significado tiene el Ajedrez dentro del marco social, donde están enclavados los adultos objeto de investigación?, ¿Cuáles serán los factores que incide que los adultos no han aprendido el ajedrez?, ¿Conocerán los adultos lo que es un ambiente ajedrecístico?, ¿ Cuáles serán las actividades  de preferencia en que ocupan su tiempo libre?, ¿Cómo lograr un ambiente satisfactorio que cumpla con las expectativas de los adultos?, ¿Qué alternativas utilizar para propiciar la motivación por la práctica del ajedrez en los adultos de 36 a 55 años  de la parroquia Manuel Manrique?,

Estas interrogantes, permitieron determinar la situación problémica de nuestra investigación, basado en lo siguiente:

  • La carencia de personal  preparado para impartir la enseñanza del Ajedrez.
  • Insuficiente conocimiento del ajedrez por parte de los adultos que no se incorporan a las actividades de ambiente ajedrecístico desarrollada en la comunidad.
  • Insuficiente motivación por la práctica del ajedrez  en los adultos.
  • Las actividades de ajedrez no se encuentran dentro de los gustos y preferencia de los adultos.
  • No existe un local determinado para la enseñanza y entretenimiento de este importante deporte en los adultos.
  • No se cuenta con un programa destinado para la enseñanza del ajedrez en el adulto.

Ante esta situación problémica, se determina el siguiente problema científico: ¿Cómo propiciar la motivación por la práctica del ajedrez en los adultos de 36 a 55 años de la parroquia Manuel Manrique. Municipio San Carlos, Estado Cojedes? 

Objeto de investigación: El proceso de enseñanza del ajedrez en  el adulto.

Campo de la investigación: La motivación  de los adultos de 36 a 55 años por la práctica del ajedrez en la parroquia Manuel Manrique.

Objetivo general de la investigación: Aplicar un sistema de actividades que propicien la  motivación por la práctica del ajedrez en los adultos de 36 a 55 años de la parroquia Manuel Manrique.

Para la solución del problema y el logro del objetivo alcanzar se proponen las siguientes preguntas científicas: 

  1. ¿Cuáles son los referentes teóricos y metodológicos que sustentan el proceso de enseñanza por la práctica del ajedrez en el adulto?
  2. ¿Cuál es el estado actual en cuanto a la motivación que poseen por la práctica del ajedrez  los adultos de 36 a 55 años de la parroquia Manuel Manrique?
  3. ¿Cómo aplicar el conjunto de actividades que propicien la motivación por la práctica del ajedrez en los adultos de 36 a 55  años de la parroquia Manuel Manrique?
  4. ¿Cómo valorar el conjunto de actividades para la práctica del ajedrez en los adultos de 36 a 55 años de la parroquia Manuel Manrique?

 Para dar respuesta a las preguntas formuladas fue necesario desarrollar las siguientes tareas científicas:

  1. Fundamentar los referentes teórico y metodológico que sustentan el proceso de enseñanza por la práctica del Ajedrez en el adulto.
  2. Diagnosticar el estado actual de la motivación por la práctica del ajedrez  en los adultos de 36 a 55 años de la parroquia Manuel Manrique.
  3. Aplicar un conjunto de actividades que propicien la motivación por la práctica del ajedrez en los adultos de 36 a 55 años de la parroquia Manuel Manrique.
  4. Valorar la aplicación del conjunto de actividades para la motivación por la práctica del ajedrez en los adultos de 36 a 55  años de la parroquia Manuel Manrique.

Los métodos utilizados en la investigación se clasifican en teóricos, empíricos y estadísticos  los que se describen de la siguiente forma:

 Métodos teóricos:

Histórico-lógico: Se utilizó en el estudio de la evolución del problema científicos en diferentes períodos históricos para determinar los antecedentes   sobre la enseñanza del ajedrez, en la construcción del marco teórico, para realizar el análisis del nivel de conocimiento del ajedrez.

Análisis-síntesis: Se utilizó para caracterizar algunos conceptos teóricos, así como la conceptualización de las variables.

Métodos empíricos:

Observación: Permite visualizar todo lo relacionado con el objeto de la investigación, su familia, comunidad, técnica de recreación, profesores de educación física y de ajedrez.

Entrevista: Conversación dirigida al logro de determinado objetivo que se puede establecer con una persona o grupo. La entrevista en nuestra investigación irá sobre la opinión de los adultos técnicos y directivos.

 Encuesta: Permite diagnosticar el estado actual en que se encuentra el adulto y el criterio de ellos sobre el ajedrez.

 Método estadístico: Se aplica la estadística descriptiva, se utilizó para conocer a al población y la muestra con la que se va a trabajar, para el procesamiento de los datos, hallar el por ciento, hacer gráficos y tablas estadísticas.

Justificación: La práctica del Ajedrez como derecho ciudadano, aparece hoy como elemento visible e importante en la configuración del Desarrollo Humano Integral.  Sin embargo, el avance de este sector, en la perspectiva de alcanzar las adecuadas condiciones para su garantía, apenas empiezan a establecerse, siendo prioritario la articulación de voluntades, el fortalecimiento de las oportunidades hoy existentes, el avance de procesos de calificación tanto del talento humano que se desempeña en el sector como de la comunidad en general y el compromiso con acciones que permitan evidenciar los beneficios que aporta el ajedrez al desarrollo de la personalidad.

El presente trabajo de tesis, pretende ofrecer un conjunto de actividades que propicien la motivación por la práctica del ajedrez en adultos de 36 a 55 años, en que participen como usuarios, se hace necesario además, la aplicación de estas para lograr la inclusión de estos adultos.  Dicho en otras palabras, se requiere de una alternativa que desde la práctica del Ajedrez, potencie el logro de otras condiciones más propicias para el desarrollo humano integral y alejar de toda tentativa actitudes y procederes que van en detrimento de su personalidad como ser social.

  El siatema de actividades cuenta con los antecedentes de haberse comprobado su efectividad empírica durante muchos años en la práctica escolar y en el proceso de formación, superación e investigativo referida a la masificación de la enseñanza del ajedrez a los niños y niñas, pero no así en los adultos enclavados en la comunidad Manuel Manrique, lo cuál justifica haber sido asumida como línea de investigación “evaluación del impacto de proyectos comunitarios integrales de actividades físicas”.

Novedad Científica: constituye la enseñanza del ajedrez a personas adultas  sobre la base de sus potencialidades socio-educativa y su implicación tanto en lo biológico, lo social, lo psicológico, lo filosófico y lo político, que se pueden reflejar tanto en el campo personal como en el modo de actuación de los beneficiarios de la comunidad Manuel Manrique.

El aporte práctico consiste en la aplicación de un siatema de actividades que propicien la práctica del ajedrez en adultos de 36 a 55 años de la parroquia Manuel Manrique, así como ofrecer alternativas a los profesores y promotores implicados que  brindan este servicio. 

 

Población  y muestra.

De un universo de 923 adultos, son 458 masculinos y 465 femeninos, se tomo una muestra de forma intencional de 65 personas, 35 mujeres, de ellas 10 profesoras, 19 del oficio del hogar, 6 obreras y 30 hombres, 5 profesores, 15 campesinos, 10 desempleados, 10 promotores de ellos son 7 hombres, 5 profesores, 2 desempleados y 3 mujeres que son profesoras.   

 

Muestra del grupo Etario por edades.

                     Adultos                                                         Promotores

36 – 55 AÑOS

 

Masculino

Femenino

Masculino

Femenino

30

35

7

3

 

 Capitulo I. Marco Teórico-Referencial.

En este capitulo, se hará referencia y analizará la documentación revisada referente a  las actividades de la práctica del ajedrez  y a  los aspectos principales de los adultos entre 36 a 55 años, de la parroquia “Manuel Manrique” del municipio San Carlos, Estado Cojedes.

 

1.1 Fundamentación teórica-metodológica del proceso de enseñanza de la práctica del ajedrez.

El ajedrez, una de las actividades más antiguas que la ciencia reconoce, ha tenido un desarrollo a la par de otras ramas como las matemáticas, la física y ¿por qué no? La medicina; el ajedrez puede catalogarse como una joya del ingenio humano capaz de motivar por si misma su práctica y estudio, basta tan solo conocerlo, pero ¿Qué es el ajedrez: deporte, arte o ciencia?

Esta pregunta es tan antigua como el juego mismo y ha perdurado a través del tiempo para convertirse en el gran enigma que algunos críticos nunca pudieron descifrar, tratando inútilmente de encasillarlo en alguna de sus partes y es que el ajedrez es infinito desde su concepción misma, desde su origen y para ello nada más sabio y espectacular que la leyenda con la cual surge, la cual relata lo siguiente:

"........ Estaba enfermo cierto rey de la india y le prescribieron que se distrajera de esta idea fija por medio de algo agradable que le divirtiera. Para el elaboró Susan B. Dahir al-Hindi el juego de ajedrez, después de haber expresado su agrado por la invención, el rey le dijo: Pide una recompensa.”[4]

Susa B. Dahir al-Hindi pidió que le dieran un dírhem, una moneda de plata utilizada por los árabes en la edad media, por el primer escaque, y que fuese doblando progresivamente este número en cada uno de los escaques restantes, a lo que el rey expresó: me asombra que un hombre como tú, que ha sido capaz de idear un juego tan maravilloso, no acierte más que a desear recompensa tan menguada ¡Qué le den lo que pide! Exclamó confiado el rey.

Pero cuando el asunto llego a oídos de su visir, se presentó ante el rey y le dijo: has de saber ¡Oh Rey! Ni aunque vivieras 1000 años y afluyesen a ti durante todos ellos los tesoros de la tierra, no llegarías a poderle pagar lo que te ha pedido. La cantidad que resulta de doblar el primero en cada uno de los escaques restantes es la astronómica cifra de 18 446 744 073 709 551 615.

Esta leyenda se ha contado de diversas maneras, cambiando los nombres de los protagonistas, el motivo de recompensa y hasta su forma de pago pero su esencia es la misma.

De esta forma surgió este juego milenario y desde entonces se han realizado múltiples aproximaciones para su enseñanza, hoy se concuerda en que la mejor edad para la enseñanza de ajedrez es la edad escolar, por lo ventajoso que significa estimular desde edades tempranas la capacidad de aprendizaje, la memoria y la concentración, además de modelar la personalidad del niño y realzar, descubrir o afianzar sus capacidades intelectuales. A pesar de que existen suficientes evidencias científicas para sustentar lo anterior poco se ha investigado sobre como implementar la enseñanza del mismo en otras edades, realizando escasas modificaciones cuando se ha intentado minimizando aspectos pedagógicos esenciales como la motivación del alumno, conocimientos previos así como la preparación del profesor.

¿Qué importancia tiene la implementación de una metodología fundamentada en la historia para facilitar la enseñanza de ajedrez en adultos, cuya edad no es la aconsejable para iniciarse en esta actividad?

El ajedrez nos parece una síntesis cultural formidable nacido en el contexto histórico, vemos que el ritmo evolutivo del juego estuvo intrínsecamente vinculado a esta vicisitud histórica, cuando nos iniciamos en la enseñanza del ajedrez sentimos la necesidad de explicar, en términos de recreación histórica, la formas de las piezas del ajedrez y su respectiva denominación. Y nos debíamos incluir en un contexto histórico que abarcaba 15 siglos, no obstante dada la rica historia ajedrecística que posee la República Bolivariana de Venezuela, preferimos utilizar la vida y obra de Capablanca.

Otra figura que no estuvo ajena al ajedrez en el Siglo XIX, fue Carlos J. Finlay, el sabio cubano tenía tanto nivel ajedrecístico que fue capaz de analizar de forma célebre varias de las partidas disputadas entre Steinitz y Chigorin por el campeonato mundial, esta faceta poco conocida de Finlay nos habla de las potencialidades del ajedrez para estimular en el ser humano no solo la capacidad intelectual, la inteligencia, el raciocinio, la memoria, la concentración, sino que el ajedrez constituye un modelo investigativo de incalculable valor, constantemente en el ajedrez se está investigando, se buscan nuevas jugadas para sorprender a los rivales, enriqueciendo así los sistemas de aperturas y defensas existentes, y así de una forma filosófica se le están planteando constantemente problemas a los jugadores y a sus ayudantes.

No podríamos dejar de apuntar en este trabajo, el detalle histórico que también José Martí, a pesar del gran compromiso que contrajo desde joven con su patria y los cubanos, fue capaz de dedicar parte de su valioso tiempo al ajedrez; para mayor fortuna se conserva una partida suya frente al niño Andrés Ludovico Biseca jugada en Ciudad de México en 1876, hecho particularmente trascendental si tomamos en cuenta que ello no ocurrió con otras figuras de mayor envergadura ajedrecística como Céspedes, Finlay y Lenin. Este hecho redondea el marco histórico de nuestra investigación al sensibilizar al alumno con nuestra identidad cultural.

''Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha antecedido: es hacer a cada hombre resumen del mundo viviente, hasta el día en que vive: es ponerlo al nivel de su tiempo, con lo que no podrá salir a flote; es preparar al hombre para la vida ¨[5]

Compartiendo con esta frase de José Martí, podemos afirmar que los profesores debemos contribuir al desarrollo integral de los que practican el ajedrez, la sociedad de hoy en día nos exige hombres desarrollados que sean ciudadanos conscientes con elevados conocimientos, hombres preparados para participar activamente en las organizaciones de la vida social.

Desde el punto de vista Psicológico  se ha demostrado que el ajedrez previene el deterioro cognitivo y que es un importante estimulador cerebral. La Psicóloga María Enriqueta Granero, plantea:

“El ajedrez es un importante factor de prevención del deterioro cognitivo. Porque favorece el análisis, el estudio racional de los problemas, mejora la capacidad de memoria corto plazo, la toma de decisiones y el discernimiento lógico ya que es necesaria la capacidad de concentración, planificación y síntesis”.[6]

Compartimos con la autora ya que hay que destacar la importancia de entrenar el cerebro, el ajedrez es un gran estimulador cerebral que colabora con la creación de nuevas conexiones neuronales.

Aun nos encontramos en los comienzos de las investigaciones sobre los beneficios a nivel cerebral a que nos exponemos al jugar al ajedrez, pero todos estos estudios hablan del ajedrez como uno de los juegos que mejor colaboran con la estimulación del cerebro.

Esta percepción del problema es fundamental y constituye la más grande ventaja de la enseñanza de ajedrez en esta edad adulta sobre la edad escolar al estimular la investigación e identificar el problema que nos ocupa; sin embargo también permite adquirir hábitos de persistencia y dominio de la voluntad; percibir los mecanismos de la atención y la concentración; ejercitar distintos tipos de memoria, en especial, la visual; aprender a fundamentar las alternativas de opción, luego de reconocerlas con claridad; clasificar alternativas y establecer, con ellas, secuencias lógicas; liberar procesos de imaginación y fantasía en la creatividad; afianzar relaciones de causa-efecto con referencia a modelos de solución de problemas; aceptar la confrontación como método de medición de progresos; valorar las actitudes de meditación para la producción intelectual y finalmente, concebir el impacto social de su actividad a través de un acercamiento a la comunidad mediante la enseñanza de ajedrez y la formación de valores humanos.

La enseñanza sistemática del ajedrez desde la comunidad es el objetivo que pretendemos ya que desarrolla el pensamiento, la enseñanza de valores y el facilitar hábitos virtuosos del carácter. Se ha asociado al ajedrez con aspectos importantes del pensamiento científico: capacidad de observación, organización de datos, técnicas y métodos para el abordaje y toma de decisiones, etc. Se ha demostrado experimentalmente que el estudio sistemático del ajedrez estimula el desarrollo de habilidades y procesos del pensamiento tales como: atención, expresión numérica y verbal, autoestima, análisis, síntesis, inteligencia y creatividad.

 El autor Philip Rifner (1992) en su libro: Transferencia de Tareas expresó a que se  puede encontrar en el ajedrez una disciplina muy benéfica para el desarrollo integral. Concerniente al incremento de actividades intelectuales, es un medio adecuado para adiestrar a la mente en el razonamiento analítico y en la capacidad para tomar decisiones. Además, es excelente para el desarrollo de la atención, la concentración, la memoria y la intuición.

En cuanto a lo afectivo: promueve la creatividad y la iniciativa. Aunque casi no maneja el algoritmo, como en matemáticas, ofrece muchas posibilidades para comprender las relaciones que existen entre los elementos, desarrollando el pensamiento analítico y facilitando la comprensión de fórmulas. “Hay que desarrollar la capacidad de reflexión, y sin embargo no dejar que se atrofien las valiosas fuerzas instintivas. Hay que hacer emplear a fondo la inteligencia, pero sin perjudicar la fuerza de voluntad. No hay que hacer recargar la memoria pero sí establecer sobre ésta el fundamento de todo tesoro espiritual. Hay que hacer perseguir el encanto de la variedad, y sin embargo encausar el espíritu y la voluntad hacia la constancia.

 En cuanto al orden educativo: Uno de los fines que orientan la estructura educativa es el de "que se enseñe a pensar por cuenta propia..., a analizar problemas", todo ello a partir del desarrollo de las capacidades de “saber y hacer" que posee el hombre. Pues bien, el aprendizaje y el ejercicio del ajedrez favorecen el pensamiento autónomo y adiestran en la resolución de problemas. El ajedrez no es, en sí, un instrumento de educación formal, si se toman en cuenta las características de este juego y se proyectan, una a una, al  campo educativo, se constata que ahí se convierten en otras tantas funciones educativas. Las podemos utilizar si se tiene en cuenta que el ajedrez crea hábitos de estudio, estimula la actitud de proceder con método y fomenta el deseo de superación mediante el conocimiento.

 En el orden lógico: Se plantea que el razonamiento es algo inherente al quehacer ajedrecístico. En el ejercicio del ajedrez entran en juego numerosos métodos de razonamiento tales como: analogía, relación causal, comparación, clasificación. El jugador de ajedrez ha de tomar decisiones que son precedidas de una cuidadosa reflexión, es factible pues utilizar el ajedrez para propiciar el desarrollo del pensamiento lógico. "Estas decisiones traducen en los hechos la validez de un razonamiento. De ello deriva uno de los valores más acusados del ajedrez; el jugador puede corregirse; hacer su autocrítica; Teoría y práctica hacen una unión armoniosa".

 En el orden psicológico: No es posible concebir la práctica ajedrecística sin dar por supuesto que en ésta intervienen la atención, la memoria, la abstracción, la compresión, la asimilación de conceptos, la actividad racional para resolver problemas, las motivaciones lúdicas, los impulsos agonísticos, la tendencia a disfrutar de un placer. La puesta en marcha de todos y cada uno de estos procesos actúa, en mayor o menor grado, en la integración o en la modificación del carácter.

 En cuanto al orden sociológico: El ajedrez suscita las relaciones de grupo.  Algunas de las características que distinguen al ajedrez hacen de este deporte una fuerza que puede devenir vector de pensamiento y de conducta congruentes con los valores históricos que propugna la sociedad. Los "deportes reglados (el ajedrez es uno de ellos) combinan la espontaneidad del juego con el cumplimiento de las normas que comporta.

 En cuanto al orden político: El deporte del ajedrez posee ciertas características que permiten equiparlo con la política en lo que se refiere a planificación y ejecución, (ambas) dentro de lo real"  (Engel, Norbert)  Se ha visto, que el ajedrez soporta una forma pura de "méritocracia", esto es, pese a que el carácter de su material es altamente jerarquizado, es el mejor deporte para excluir todo privilegio dado por la posición y el carácter iníciales (de los elementos) del juego.  El ajedrez hace que el jugador asimile el principio de que deben respetarse las normas del juego. La actitud de pensamiento fincada en tal principio puede ser transferida a otros sectores de las relaciones sociales dentro de un estado de derecho.

En el ajedrez las tendencias agresivas se traducen en esfuerzo para triunfar en noble lid. De este hecho pueden derivarse reflexiones tendientes a fortalecer la convicción de que es posible encauzar conscientemente la agresividad para que se transmute en motivación de una lucha en pro de mejores condiciones de convivencia humana.

 ¿Qué ventajas puede ofrecer la práctica del ajedrez?

 De lo expuesto bajo el título de "marco teórico referencial", se infiere que es útil probar el grado de eficacia del ajedrez como auxiliar en el proceso educativo formal y que el ajedrez es una valida herramienta para el desarrollo de habilidades intelectuales. Ayuda al progreso de: la abstracción, visualización espacial y cronológica, capacidad analítica, intuición, imaginación, lógica, concentración, memoria, atención,  capacidad para organizar ideas, capacidad de decisión,  creatividad, capacidad de autocrítica, paciencia, capacidad para comprender las intenciones del otro, y además... Modela la voluntad y estabiliza emociones.

En cuanto a la afectividad el ajedrez es un excelente medio para desahogar positivamente la agresividad y estabilizar emociones. Es también un medio de expresión creativa, pues requiere la construcción de un estilo propio de juego. Incita a la paciencia y modela la voluntad, pues requiere de un deseo firme de ganar. Estimula la capacidad para ser independiente y tomar las propias decisiones, pues en la partida casi no se manejan reglas fijas que resulten en solo una respuesta correcta. Asimismo, induce a la capacidad de autocrítica, pues se avanza mirando hacia los propios errores. "Es una sana disciplina de esparcimiento en el tiempo libre, ya que promueve, con una guía adecuada, elementos valiosos en la educación integral del aficionado del juego. Estimula pues, tanto el pensamiento racional y analítico, como el imaginativo y el intuitivo".

 Para la enseñanza del ajedrez en los adultos debemos considerar varios aspectos, ya que en esta etapa se muestran generalmente más estables emocionalmente, con un predominio del pensamiento hipotético deductivo, y con algunos hábitos más desarrollados como el de la toma de decisiones, una mayor búsqueda de recursos ante determinadas situaciones y si consideramos la autoestima, veremos que cuanto más alta, habrá mayor capacidad de adaptación a los temas nuevos que el monitor imparta, ya que le resultara más fácil comprender posiciones, ideas y como encaminar las posibilidades que se puedan presentar en el tablero, en cambio si la autoestima es baja y le sumamos que ya concurren con aprendizajes previos más difícil será que logren cambios, por lo que el monitor debería considerar el guiarlos lentamente, respetando sus tiempos y fundamentando lógicamente los temas nuevos.

El aprendizaje en adulto a diferencia de otras etapas previas ven la partida como un dialogo, en donde el énfasis esta puesto en los puntos de vista y como lograr los objetivos incluyendo aun a otros que también tiene argumentos con lo cual intentara evitar que desarrolle las ideas. También debemos considerar que cuando concurren a las clases de ajedrez, pueden llegar cansados de sus tareas laborales por lo que se puede inferir que la atención en determinados horarios sea más lábil, necesitando ser aun mas estimulados por el profesor, impartiendo una enseñanza más participativa, que potencien su capacidad lógica y no imponerles conocimientos de forma que se hallen pasivos frente a la información, por lo tanto las clases deberán ser interactivas.

Generalmente las necesidades muchas veces del adulto con respecto al ajedrez son diferentes, ya que no se basan solo en lo competitivo, sino también en el conocimiento, por tanto se trabaja de una manera distinta, les agrada la historia del ajedrez y sus ideas, las anécdotas de los grandes ajedrecistas, ya que fundamentalmente, desean pasar  momentos agradables, por lo tanto el monitor deberá matizar la abstracción que supone el conocimiento de las estructuras, pasando por los elementos de táctica que le permitan comprender de que manera pueden lograr primero objetivos simples para luego hacerlos más complejos, y finalmente puedan lograr un conocimiento más sólido y universal del ajedrez, sin olvidar el placer que brinda jugar al finalizar la clase alguna partida entre ellos.

Cuando se organiza la enseñanza como actividad conjunta donde interactúan el adulto y el niño entre sí, se fomenta el desarrollo de una serie de cualidades de su personalidad, además se crea un clima emocional favorable muy eficaz para el aprendizaje que también favorece al diagnóstico. Intensión del autor para entrelazar el trabajo conjunto familia-comunidad.

Todas las argumentaciones hasta ahora mencionadas parecen muy lógicas y seria difícil para un practicante del ajedrez, estar en desacuerdo con ellas. Pero si las tomamos al pie de la letra se puede pensar que el ajedrez es la "varita mágica" para el desarrollo de la personalidad, conclusión esta ingenua y por demás, errónea.

 Ninguna actividad tiene por si misma un valor psicológico, aún cuando esta actividad sea apasionante y se llame ajedrez. Por supuesto que existen determinados aspectos de una actividad concreta que adquieren un significado psicológico, por ejemplo, el tipo de objeto abarcado por ella, su grado de dificultad, la interrelación entre las partes componentes del objeto, los aspectos esenciales y no esenciales del mismo, las acciones psíquicas que presupone la actividad.

El ajedrez, podemos decir que el primer aspecto, relativo a la organización de la actividad, tiene una gran importancia desde el punto de vista metodológico. Si bien el ajedrez encierra en su misma esencia una serie de ejemplos de gran valor psicológico no debemos dejar la acción de los mismos a la espontaneidad, sino por el contrario, tratar de utilizarlos de forma consciente y organizada, en correspondencia con objetivos trazados con anticipación. El proceso de formación en el ajedrez, al igual que cualquier proceso de aprendizaje, debe ser dirigido. Si el entrenador une a todo su arsenal técnico una serie de conocimientos psicológicos y pedagógicos, puede convertir el ajedrez en un valioso instrumento para influir en el desarrollo de la personalidad del alumno.

Son tantas las posibilidades en el ajedrez, son tan diversas las combinaciones que se producen en una posición entre sus componentes, que su conocimiento y práctica nos revela, desde su simplicidad, complejas interrelaciones que también encontramos en el mundo en que vivimos, donde tanto en lo biológico, lo social, lo psicológico, lo filosófico y lo político a la vez que entre todos estos aspectos entre sí, existe una interdependencia perenne.

 Como juego de opciones y variantes, donde se entrelazan en la toma de las decisiones, las estrategias y tácticas para actuar de manera muy similar a lo que sucede en la propia vida personal y social, el ajedrez nos muestra cómo a diario se nos escapan oportunidades que sencillamente somos capaces de verlas, pues no hemos sido entrenados para ello.

El juego ayuda al hombre a conocer sus fortalezas y debilidades: a explotar las primeras y a suprimir las segundas, emprendiendo así la senda del perfeccionamiento constante e integral.

El ajedrez es lucha, es arte, es ciencia; por eso se hace cada vez más difícil la tarea de enseñarlo. La experiencia que durante años hemos obtenido nos ha dado una especial valoración del lado humano de la enseñanza y de lo que se consigue cuando el alumno te percibe a su lado en su tarea diaria, disfrutando sus éxitos y estimulándolo en el fracaso.

En síntesis, el ajedrez promueve excelentemente el logro de la independencia cognoscitiva, que se manifiesta en una adecuada representación del problema y en un proceso mental activo en la búsqueda de soluciones y en su comprobación. Es por tanto un juego que por sus características se presta para motivar a los participantes de forma sistemática, ya sea en cualquier espacio, como por ejemplo: parques, plazas, bibliotecas, aulas, etc., lo convierten en una referencia recreativa de gran uso.

Desde sus inicios el llamado “Juego ciencia” ha variado en algunas de sus reglas principales, sin embargo, nunca ha perdido su carácter lúdico y esos elementos que lo hacen tan atractivo y peculiar captan a millones de personas en todos los países.

En Venezuela, el ajedrez ha pasado por diferentes etapas que van desde ser un juego de distracción para determinadas clases sociales pudientes, a ser conocido y practicado en casi todas las esferas de la sociedad. Este proceso de masificación recibió un fuerte impulso a través de la implementación del Proyecto estratégico de ajedrez escolar y la misión ajedrez en “Barrio Adentro Deportivo”, los cuales han sido enfocados principalmente en comunidades y escuelas, y a su vez han servido de reflexión a representantes de otros sectores del Venezuela en extrapolar dichas experiencias con sus ya mencionados beneficios.

Considerando este juego de ciencia, y tomándolo como referencia para desarrollar su práctica en los adultos que empieza a investigar metodológicamente su valor, con un aporte invalorable para su desarrollo, se aprecia que cuando mide en un juego sus logros, comprueba que se le instruye sobre las formas planificadas y sistemáticas de adquisición de aprendizajes. Con el simple método de prueba y error que frecuentemente se adopta en un juego, el practicante corrige su camino hacia el nivel infinito y si es acompañado en esta trayectoria por el reconocimiento de las habilidades propias que pone en juego, el empleo más efectivo de su inteligencia le demostrará que puede aplicar en modelos sus evoluciones.

Dentro de cada grupo de edad adulta, hay que seguir el principio de avanzar de lo más simple hacia lo más complicado.

En el proceso de enseñanza es difícil evitar un error frecuente: para el profesor las reglas más simples del juego (el desplazamiento de las piezas, la geometría del tablero, etc.) se han automatizado hasta tal punto que él no las considera complicadas y se empeña en que los alumnos las aprendan cuánto antes para enseñarles luego la técnica del juego. Por eso se le escapa la lógica de las cosas aparentemente sencillas (el maestro, por ser un buen jugador de ajedrez, no hace el análisis de las jugadas), se precipita y deja algunas lagunas que se manifiestan en el futuro. Por lo tanto, sería mejor aplicar el principio “más vale menos, pero mejor”.

El acercamiento a la comprensión intuitiva a las distintas piezas y sus posibilidades debe efectuarse paso a paso, empezando por las primeras lecciones para llegar a la transposición de los movimientos reales al plano mental. Los problemas que se resuelven mentalmente pueden resultar cada vez más difíciles y llegan a formar una cadena: desplazamientos que consisten en una o dos jugadas, desplazamientos en los que hay que superar uno o dos obstáculos, desplazamientos que siguen una trayectoria compleja. A la hora de mover las piezas en el curso del juego, en la partida real, surgen problemas análogos, pero de mayor grado de dificultad. El dominio de los elementos más simples y la precisión al llevarlos al plano mental dará resultados positivos en el futuro.

Hay que señalar que la capacidad de actuar mentalmente, como cualquier otra capacidad, está abierta, o sea, no existen límites para su desarrollo. En el caso concreto nos referimos tan sólo a sus manifestaciones más simples que forman las bases del aprendizaje del ajedrez.

El valor metodológico que posee el ajedrez, está precisamente en las herramientas educativas y formativas que ofrece para todas las edades. Las capacidades que se desarrollan con el ajedrez son: atención, concentración, memoria visual, percepción, discriminación, análisis, síntesis, orientación espacio-temporal, razonamiento lógico-matemático, creatividad e imaginación.

Aprender a analizar sistemáticamente los problemas, razonar contestaciones, conclusiones y soluciones de problemas, valorar anticipadamente ventajas e inconvenientes de una decisión, aprender a planificar, responsabilizarse de los propios actos y asumir sus consecuencias, desarrollar la capacidad de decisión, incrementar la autonomía y controlar la impulsividad, son sólo algunas de las aportaciones del ajedrez en la construcción del carácter de una persona.

A todo lo anterior debemos añadir los valores propios de todos los deportes, también presentes en el ajedrez, como: respeto a reglamentos, leyes y normas de comportamiento, deportividad ante victorias o derrotas, y respeto y consideración hacia los compañeros y rivales.

Sobre la base de estas concepciones se pretende brindar y organizar un proceso de enseñanza desarrollador, creativo, así como motivacional en cuanto a la práctica del ajedrez de forma sistemática en los adultos de 30 a 60 años, si tenemos en cuenta que la motivación, como proceso, posee una estructura psicológica compleja en la personalidad de un individuo.

1.2  Fundamentación teórica de la motivación. 

Para el desarrollo de esta investigación hemos realizados un análisis general de las concepciones teóricas de la motivación. Los psicólogos analizan la motivación como fuente de la actividad y de la orientación de la persona en la fase preparatoria de la actividad.

Al ser estudiada la motivación como proceso psicológico complejo, resulta imprescindible tener en cuenta la unidad dialéctica entre la teoría y la práctica. El término motivación se refiere a un viejo problema de la pedagogía, aunque es una categoría psicológica. Ella expresa todo lo relacionado con los factores determinantes del comportamiento o con su causalidad.

Investigadores como Leontiev (1973), Bozhovich (1976) y Rubinstein (1978) en la década del 70 estudiaron a fondo el problema de cómo se produce y auto desarrolla la esfera motivacional y de la personalidad a partir de la unidad de la teoría con la practica. (Mendoza, 2001).

Desde los años 68 y 70, surge y se estudia a fondo el problema de cómo se produce y autodesarrolla la esfera motivacional y de la personalidad, Rogers (1959), Maslow (1959), Allport (1965), Leontiev (1983), Bozhovich (1976), Herzberg (1988), Decci (1972), Yaroshevski (1974), Rubinsteín (1978).

De esa forma comienza a observarse el proceso motivacional como un proceso orientado al cambio y al desarrollo, desde una perspectiva investigativa, por citar algunos autores que han realizado numerosos aportes científicos al estudiar las concepciones teóricas de la motivación, los que son puestos en manos de la pedagogía, la psicología y la didáctica como profundos y ricos elementos que constituyen sustentos teóricos tendientes a lograr que se produzca el cambio que necesita el proceso de enseñanza.

La motivación es un factor esencial. Muchos autores han definido la motivación como la acción y efecto de motivar, causa que justifique. Conjunto de motivos de un acto voluntario o mecanismo de funcionamiento de tales motivos. La ampliación reiterada de la motivación tiene influencias positivas sobre la calidad y los resultados de la actividad.

En general, se considera que los procesos motivacionales están jerarquizados dentro de la estructura funcional de la personalidad. Tales jerarquías deben ser consideradas disposiciones operacionales que mutan desde la interacción del sistema psíquico del individuo y el contexto que este mismo define. Se aprecia según estudios sobre los  Modelos motivacionales que la motivación es un comportamiento o una actitud del consumidor para conseguir un bien o un servicio. Dicha actitud está latente y dirige la conducta hacia un fin específico. Hoy en día no existe una clasificación generalmente aceptada de la motivación humana debido a que se conoce poco acerca de las fuerzas motivacionales humanas y su expresión en la experiencia. Sin embargo, existen algunas coincidencias en los diferentes puntos de vista sobre la motivación humana que permiten alcanzar una comprensión más cercana del porqué de la forma de actuar del individuo.

Abraham Maslow desarrolló una jerarquía de motivos que va de los básicos a los avanzados, señalando que un ser humano debe satisfacer sus necesidades básicas para posteriormente complacer sus necesidades más superfluas. La escala considera las necesidades:

 

• Fisiológicas

• De seguridad

• De pertenencia

• De estima

• De autorrealización

Rubinsteín (1977), Vigostky (1979), Anojin (1968), Bernstein (1993), Galperin. P (1983). Leontiev. A (1981), González. F (1989), Diego González (2000), entre otros, desde el punto de vista psicológico y metodológico han trabajado desde la década del 30 en el enfoque histórico y las concepciones teóricas de la teoría de la actividad.

La Psicología Marxista Leninista define la categoría motivación como un complejo sistema de procesos y mecanismos psicológicos que determinan la orientación dinámica de la actividad del hombre en relación con su medio. Se le atribuye carácter motivacional a todo lo que impulsa y dirige la actividad del hombre.

El hombre es un ser activo que transforma la naturaleza y crea objetos culturales; estos objetos corpóreos, culturales, constituyen una expresión de la actividad y de las necesidades que son elementos impulsores de la conducta que crean en el hombre los motivos de la acción.

La motivación puede ser externa o interna. En la primera los motivos están fuera de la actividad docente, los psicólogos coinciden en señalar la poca efectividad de la motivación externa, ella no posee la fuerza movilizadora hacia



Puntuación: 3.3/5 (3 votos)




Información del usuari@:

Zaldivar Nuriel

Publicaciones: 5

Más información aquí

Lecturas: 4941 [ Salud y Deportes ] Publicado por nuriel el 2011-03-15 22:37:53 Comentario(s): ( 0 )


Comentarios

¡Sea el y/o la primer@ en publicar una opinión y/o comentario!

Comentario

Deberá iniciar sesión para enviar un comentario en esta publicación.