Iniciar sesión
 Usuario
  
 Contraseña
  
  Recordar mis datos
 
 

Encontrar aquí


Menú

  • Principal
  • Iniciar sesión
  • Translate to English

Servicios

Barinas



Infopedia Barinas
Historia, Turismo y todo lo que buscas está en la Infopedia Barinas


Entretenimiento

Actualidad

Galería

Productos

Varios


Foto Clasificados
Información para tus anuncios  
Foto Clasificados

Más artículos


Acceso rápido

Fotografías, Galerías y Postales

Lo último del Foro



Compra y vende


Chat

Chatea, conoce gente y disfruta en Barinas




> Artículos y noticias > General


¿Mi última oportunidad?





Modificado por calatrava el 23-01-2010 17:43

Gracias  al vida

Gracias al vida

Con los ojos entumecidos por el llanto me imaginaba la vida, las personas, y este mundo como me lo dijo mi DIOS cuando me despedía en los cielos.

¡Este mundo llamado tierra, con árboles, animales, personas y muchas cosas  bellas creadas por mi con mucho amor para que sean ustedes los que con mucha conciencia cuiden de ese paraíso como lo llame algún día y ahora se llama tierra; verán que ella da que comer nos acobija en su seno, nos da las herramientas para que hagamos de ese paraíso nuestra casa donde viviremos, ya que yo estaré con ustedes hasta los días postreros y deberán de hacerlos sin mucho afán, respetando a todos sus dueños o habitantes ,donde no pueden pelearse por cosas banales o por querer tener mas que otros, sin embargo se quedo pensativo y movió la cabeza de un lado a otro, y comento que dolor siento cuando en pocos días cree el paraíso y por presunciones de unos de mis Ángeles,  este quiso menospreciar y atacar con maldad, con dolor ,y con mentiras a mis dos primeros hijos, a quienes cree a imagen y semejanza mía, de la misma forma que eres tu mi angelito, con conciencia de lo bueno y lo malo, con bastante amor para dar y con muchas fuerzas para vivir en paz y armonía, ahora te tienes que ir, ya no llores me decía, yo te cuido desde aquí, estaré a tu lado por siempre hasta que regreses, pero tienes una misión de ser buena persona y querer a los demás ,de respetar a todos hasta los animalitos que veras, deberás ayudarme a conquistar un terreno perdido que se llama amor y confianza, no me quería despedir y aferrandome a su regazo le dije: ¡si yo soy chico quien me podrá cuidar¡ contestándome me dijo; yo tengo a mis Ángeles que se llaman MAMA y a ti te cuidara uno de ellos y tendrás un hogar¡ recuerdo ese día que mi ángel me abrazo y llamándome hijo me beso. Sentí que estaba con mi DIOS  que  alegría  sentí, pasaron los días y me transformaba, crecía mi aspecto físico cambiaba, sentía mi corazón repleto de alegría, día  a día observaba a mi bella y  adorada madre que en sus noches sola en su regazo lloraba, y en mi poca experiencia de la vida veía como se dedicaba, como me cuidaba como se esmeraba para darme lo poco que poseía,  pero para mi era lo máximo, lo mas  grande, todo lo que algunas veces con sacrificio me daba.  Recuerdo una de esas navidades  que sentado en una mesa de madera, al verme comer,  yo le preguntaba a mi madre porque no comía, y ella respondía como haciéndose la fuerte, sin animo en su voz, que ya había comido siendo ese bocado de pan lo único que teníamos.

Siempre dio gracias a DIOS, y algunas veces decía que porque pasaban estas cosas, un día me dijo DIOS sabe lo que hace y el nos preparara muchas cosas buenas, algunas veces salíamos  al parque  y los niños con sus padres jugaban béisbol, corrían se abrazaban, mi madre regocijada y contenta me abrazaba  y decía mi misión es cuidarte, quererte y amarte,  tu eres tan especial que me tienes a mi y para ti padre y madre solo soy. Recordando los consejos de mi DIOS ¡que alegre me sentía¡. Nos criamos en pobreza, yo pensaba que mi pequeña casa de cartón y lata y mis ropitas que tenía para mi era lo más grande del mundo me sentía bien con nuestra pobreza. Fueron pasando los años, mi madre trabajaba, recuerdo que mi primer día de escuela, los demás niños me pegaban, nunca había sentido tanto maltrato pero sentía que tenia algunos amigos que buenos o malos ahí estaban .pasando los días crecía, mi madre en sus labores nunca supe donde trabajo nunca supe que hacia, me codie con los amigos que me infundieron algunos valores que no debía haber tenido, siguiendo malos pasos en las calles de mi barrio nunca supe valorar los consejos de mi madre los consejos de mi DIOS los cuales había olvidado.Hasta este Momento enclavado en prisión.

En aquellos días de mi niñez cuando aun maduro no era, seguí los malos pasos de aquellos que decían ser mis amigos, pero habían perdidos los valores  igual que yo, nos metimos al vicio a las drogas , cometíamos robos, maltratábamos a las personas , mi madre lloraba cuando me veía me llamaba y no la tomaba en cuenta, ya que estaba en mis cosas y con mis amigos, me llamaba y nunca le conteste, ya que no quería estar con ella solo quería divertirme, maltrate, consumí drogas, la vendía, hasta que llego el momento que di muerte  a unos de mis amigos por querer tener mas respeto ante los demás. Mi madre pobre madre que desesperada sufre por su hijo que en un momento de los días fue la dicha y felicidad que con lazos de amor doblegaros en su almas. Hay mi madre que   generosa fuerza de amor me dio y no la supe valorar.

Hoy estoy encarcelado y condenado a muerte, nunca escuche los consejos de mi querida y amada madre, hoy sufro por ti madre querida pensando en mi agonía de espera hasta el momento de mi muerte pensando en esos momentos que pase contigo. Perdóname madre adorada, perdóname DIOS mío.  Por no seguir tu voluntad.

Mañana pagare mis pecados me llevaran a la silla eléctrica, llorando  se han venido a mi mente los consejos de mi DIOS los consejos de mi madre esta será mi ultima navidad sentado y amarrado en una silla fría con olor a muerte. Mi madre abrazaba las rejas  y llorando desconsoladamente me decía, no cumplí con mi labor encomendada por mi DIOS, no te cuide cuando debía hacerlo, te di amor pero no lo suficiente, no te enseñe lo que era tener fe, tener amor y esperanza en nuestro DIOS, ¿porque dios mío¿ gritaba entumecida en las rejas, no sabia que decir en mi lecho de muerte anunciada, estaba arrepentido pero era demasiado tarde. Mi madre gritaba,¡ te quiero hijo mío perdóname solo le pido a mi DIOS que me deje pagar tus pecados¡ Tomándola de la mano.

 Quería desaparecer, con todas mis fuerzas quería acabar con mi vida de una vez por todas para no ver a mi madre sufrir. Me llegaron susurros a mis oídos,  era una voz que recordaba como aquel día; era mi DIOS que me había hablado tantas veces y nunca le escuche, era mi DIOS  que me decía: Tus pecados, los de tu madre ¡han sido perdonados¡ un rayo de luz impregno la habitación donde me encontraba recluido. Llego la escolta a buscarme para mi ejecución había perdido toda esperanza, y la vos decía en mis oídos ten fe confía en mi tu padre. Mi madre se arrastraba por el piso llorando desesperadamente había llegado mi turno de muerte, juicio y lectura de mis crímenes. Se presento una persona con traje blanco y sombrero oscuro hablaba con los alguaciles y el consejo penitenciario

Y en mi larga espera de muerte amarrado en mi lecho de ejecución, esperaba con miedo, aflicción y sin esperanza. Sentía pena por mi madre, que lastima que nunca la aproveche. En las lecturas de mis delitos para mi ejecución el hombre de traje blanco impregno el recinto con su voz y en su alocución o intervención decía con voz de autoridad, la condena de este hombre ha sido indultada, ya no tiene delito alguno con la sociedad, mi madre dando gracias a DIOS, se abalanzo sobre mis pies, diciendo: DIOS me dijo que confiara en el, te ha salvado hemos comprendido su nobleza, su existencia y nunca nos dejo  solo, nosotros le fallamos incumpliendo sus voluntades. Hoy gracias a DIOS vivo los mejores días de mi vida, mi niñez a florecido he comprendido tantas cosas pero que tarde  fue. Hoy cuando viejo con mi madre ya anciana hemos recuperado parte de nuestras vidas, cuando la beso y la abrazo siento ser aquel niño que tenia esperanza, que existía para su madre, que dolor y que tiempo perdido que nunca volverá.  A los pocos días mi madre murió, perdí los mejores años de mi vida, no supe aprovechar a ese ángel llamado mama.

Hoy vivo con las fuerzas de esperanza  que DIOS me da, tengo una familia bella, solo le pido a mi padre celestial que me de sabiduría  para criar a mis pequeños y recordarles día a día las enseñanzas de mi DIOS.

MENSAJE. Todos tenemos una oportunidad siendo buenos o malos, tratemos de dar amor, reflexionar  y educar a nuestros hijos  inculcándole el amor de mi DIOS. No rechaces  tu última oportunidad.

Autor: HECTOR LUIS HERRERA

 



Puntuación: 3.8/5 (5 votos)






Información del usuari@:

hector herrera

Publicaciones: 12

Más información aquí

Lecturas: 1687 [ General ] Publicado por tomoporo el 2010-01-23 18:13:25 Comentario(s): ( 0 )


Comentarios

¡Sea el y/o la primer@ en publicar una opinión y/o comentario!

Comentario

Deberá iniciar sesión para enviar un comentario en esta publicación.